Zoológicos ¿Conservadores de especies o aniquiladores de vida?

Zoológicos ¿Conservadores de especies o aniquiladores de vida?

zoológicos

La semana pasada ocurrieron dos hechos que estremecieron a las personas más sensibles por la vida silvestre, y por todos aquellos que vislumbramos la noticia a lo lejos sin poder hacer nada más: Un joven suicida que se metió a la jaula de dos leones en Chile buscando morir. No sólo sobrevivió y se recupera en un hospital, sino que finalmente, los que murieron fueron los felinos. ¿Irónico no? Yo habría dejado que se lo comieran, así al menos los leones habrían tenido un momento para sentir la caza y la vida salvaje de la que son parte. Luego está el caso del gorila de espalda plateada en Estados Unidos, que también fue asesinado para poder rescatar a un niño que cayó en su zona. La irresponsabilidad de los padres que dejaron un cadáver a su paso. Ahora, y para hacer mayor el sentimiento de impotencia y el dolor por el sacrificio injustificado de una vida, Gisela Kaplan, una experta en el comportamiento animal, aseveró que el niño nunca estuvo en peligro, ya que, aparte de haber caído en los dominios de una especie pacífica como lo es el gorila de espalda plateada, su instinto (o lo que se alcanzó a percibir antes de que fuera asesinado) fue el de proteger al infante, ya que lo notó indefenso. Y no es la primera vez que una cosa de estas ocurre; a lo largo del año pasado y del presente, los animales en cautiverio son víctimas de la irresponsabilidad del ser humano, de la falta de seguridad, y la carencia de verdaderos planes de contingencia.

Pues bien, en el mundo virtual se ha estado estableciendo debates con tal de proteger la vida animal y pidiendo los cierres de los zoológicos tras afirmar que los animales no deben estar tras las rejas; sin embargo, muchas de estas opiniones se basan en la ignorancia. Puesto que los zoológicos en realidad tienen funciones ambientales importantes, y que deben mantenerse para asegurar la conservación, finalmente los animales, están más seguros allí que siendo cazados por deporte o para mantener mercados negros.

Tal vez te interese leer “Especismo: La falsa idea de superioridad en una raza corrompida”

Los zoológicos cumplen tres funciones importantes para la vida silvestre: la primera tiene que ver con mantener las especies protegidas y conseguir su reproducción (por eso, normalmente tienen parejas) para poder conservar la continuidad del animal que a su vez está en peligro de extinción. Aunque no lo crea, las crías que se tienen en cautiverio son rehabilitadas y puestas en libertad en reservas naturales o zonas protegidas (para ser cazadas después). Luego está la investigación, conocer la especie, su comportamiento, su gen, con tal de entenderla y saber qué es lo más oportuno para de nuevo, mantenerla con vida. Los intercambios de animales entre zoológicos no se deben al mero entretenimiento, sino, a las capacidades de investigación que tienen unas identidades en diferencia de otras. Es así, como entonces lo mejor para un animal es estar en otra parte del planeta. Por último, la función no menos importante, es la conciencia ambiental que genera. La interacción con los animales funda convivencia, admiración y renuncia al temor.

1548391jpgEs cierto que puede ser indigno para muchos la exhibición de todos esos animales, pero eso también tiene una razón de ser lógica que los ayuda. Aunque estén sometidos al estrés, y tal vez en espacios reducidos que pueden enfermarlos, lo hacen con el propósito de mantener la investigación, la conservación y la conciencia, puesto que estos recintos no tienen apoyo gubernamental y deben tener fondos para poder realizar todos sus procesos. En esta vida no se regala nada al parecer, y usted debería saberlo.

En un país como el nuestro (Y hay muchos países como el nuestro) donde el gobierno explota las reservas naturales para ganar dinero, no se puede esperar apoyo para las entidades con fin de conservar la naturaleza y las especies animales, así que si quiere protestar y echarle la culpa a alguien, debería saber que nosotros somos quienes no ponemos ni un hijueputa peso, ni para ayudar al prójimo. Piense de esta forma: si no hay plata para educarnos ¿cómo va haber plata para evitar la extinción de la naturaleza?

Luego está nuestro ego, ese pensamiento absurdo de creernos el centro del universo. Observe la paradoja de lo ocurrido. Los animales que atacan a seres humanos son sacrificados, perros, osos, tigres, leones, y gorilas (rara vez matan un gato por atacarte ¿no es extraño?), y eso que no son casos reiterativos; son sacrificados al primer intento, mientras que los humanos que golpean a sus esposas, a sus hijos, que apuñalan en la calle, y que de forma reiterativa están hiriendo personas, no son liquidados, no, basta con órdenes de caución ¡Estúpida lógica humana! Y es que el día que los seres humanos dejemos de darnos prioridad o importancia, ese día entonces, los animales no tendrán que ser sacrificados.

 

Autor: Sebastián París
Twitter: @Lenfert
sebastián paris

Comments

comments