Cafeína y tinta: El mundo de los escritores de Cali, Semanario 50

Cafeína y tinta: El mundo de los escritores de Cali, Semanario 50

4

Esta vez la cita fue con Julio Cortázar, el creador de “Rayuela”. Ahí, en medio de aromas y murmullos, los “Escritores de Cali” debatieron las viejas andanzas de la literatura universal. Conozca más sobre un grupo de caleños que difunden la lectura por todo el territorio nacional.

Hace un año, y después de un receso, “Escritores de Cali” volvió a tomarse parte de la ciudad, especialmente los cafés y demás lugares donde se habla de cine, poesía, literatura y música. Han resurgido nuevamente, ahora, convertidos en fundación.  –“Todo empezó como un pasatiempo, yo quería interactuar con gente que le gustara la literatura, principalmente la poesía, y abrí un grupo en el Facebook. Empezaron a sumarse miembros, que pronto propusieron organizar reuniones” –dice Tatiana Ramírez-, una diseñadora gráfica con un peculiar gusto por las letras.

Empezó una ardua labor: buscar personas que quisieran escribir cuentos y poesía. En esa búsqueda, se topó en el ‘Facebook’ con un reconocido libretista de la televisión colombiana, Héctor Forero, quien por esos días pensaba en visitar la ciudad para dictar un taller sobre creación de personajes. Para ese entonces eran cinco los que conformaban el grupo. A raíz de la conferencia se triplicaron los aspirantes, 15 de los cuales hoy se dan cita sábados y domingos para debatir y revivir los clásicos de la literatura universal.

 “Escritores de Cali” es un espacio con las puertas abiertas, donde todo público puede interactuar. Se fundó en el año 2009, la más grata sensación de estos últimos cuatro años, es que ahora se convirtieron en fundación, un propósito que se habían encaminado desde sus inicios para hacer labor social. Desde ahora cuentan con el apoyo de la “Casa Café”, ubicada en San Antonio. También Café Macondo, Tostaky y Tin Tin Deo, espacios de encuentro que fomentan y apoyan la cultura en la ciudad.

Con el tiempo crecen las expectativas, también los anhelos de encontrar un espacio público para darle vida a la biblioteca, donde cientos de libros esperan ser puestos en los diferentes anaqueles, que por hoy, dormitan en rincones y paredes, esperando con sigilo, ser puestos y exhibidos a un público lector. El pasado 9 de mayo, realizaron una actividad enfocada al intercambio y donación de textos, “Trueques Urbanos”. Ahí, y en medio de curiosos, un viejo samaritano apareció con 80 libros para regalar, los cuales esperan ser entregados a personas de corregimientos aledaños. De igual manera, se esperan lleguen cuadernos, colores, lápices, borradores y textos escolares para repartirlos en los diferentes lugares del Valle del Cauca. Para tal propósito, este domingo 2 de junio en horas de la noche (8:30 P.M) se realizará una fiesta en Tin Tin Deo. Su objetivo será el de recaudar fondos monetarios para cubrir los gastos de movilidad, y así poder entregar los cientos de libros y demás utensilios que incitan y promueven el uso de la lectura en jóvenes, niños y adultos.

Es así como, en medio de recitales los Escritores de Cali, infunden en los ciudadanos una cultura por la poesía y las letras, un espacio cálido para debatir, pensar, reflexionar y reír.

La última cita fue en la Casa Café, un espacio rodeado de colores intensos, de cortinales largos y aromas de incienso y café. La cita fue con el escritor Julio Cortázar, el creador de Rayuela. Después, y en escenarios similares, vendrán Borges, Sábato, Saramago, Oscar Wilde, Edgar Allan Poe  y otros, quienes con su pluma deleitan y se convierten en los mejores referentes para debatir. –“La idea es aprovechar estos espacios para aprender”. –Expresó Tatiana-, en medio de los integrantes.

Anteriormente hacían convocatorias para los recitales poéticos, pero con el tiempo y al ver el interés de los jóvenes escritores, se pensó en hacer convocatorias de cuento y poesía. Se inscribieron personas de Medellín, Bogotá, e internacionalmente, desde países como Brasil y México. Los textos ganadores fueron publicados en un Blog llamado Letras Sueltas. A los ganadores se les publicó un diploma digital con las insignias de Escritores de Cali. Para esas fechas habían empezado a llegar poemas de varias partes del mundo. El que más recuerdan, quizás por la musicalidad, fue uno escrito en portugués. De igual forma fueron llegando miles de cibernautas, quienes encontraron en este grupo gustos afines por la poesía y las artes. Una puerta que, después de entrarla, difícilmente se abandone. Hoy por hoy completaron el límite de amigos estipulados por Facebook, ya suman más de 5.000 personas.

José Alejandro Vargas Torres

Comments

comments