Cine club Caligari, Semanario 49

Cine club Caligari, Semanario 49

Cineclub Caligari

Cineclub Caligari

Lugar a Dudas es un espacio independiente de la cuidad donde se promueve el arte contemporáneo en todas sus formas. En él concluyen procesos de investigación, producción y confrontación abierta. Las prácticas artísticas que se plasman en el entorno urbano se convierten en el protagonista principal de este espacio. Entre las iniciativas que se desarrollan en este lugar tenemos varias que incluyen el intercambio cultural tanto del talento humano como de las obras en sí, la exposición de nuevos valores artísticos, en exposiciones temporales o en La Vitrina, un espacio de exhibición permanente, visible las veinticuatro horas del día desde el exterior.

En el marco de estas iniciativas, tan necesarias como escasas, encontró cabida el Cineclub Caligari, un proyecto de estudiantes pertenecientes a la Escuela de Comunicación Social de la Universidad del Valle, bajo la dirección del profesor y realizador Óscar Campo Hurtado.

La formación académica de los responsables del cineclub es notoria y deja rastrear las innegables influencias del ciclo curricular al que están expuestos los estudiantes: uno basado en el cine experimental, en las obras de autor y en las realizaciones de no ficción proyectadas desde su manifactura para un público que, de momento, es minoritario.

Cali cuenta con otros cineclubes que traen obras con una conciencia artística diferente, pero ninguno tiene la frecuencia y el trabajo de investigación de Caligari. Por lo mismo, sus creadores buscan el reconocimiento de la Universidad del Valle como un grupo de investigación que procura entender y difundir el trabajo de creadores que funcionan bajo lógicas diferentes a las que podemos apreciar en el cine canónico.

Para los organizadores, en una ciudad con una oferta cinematográfica profundamente ligada al oficio comercial, con relaciones inmediatas con Hollywood, el respiro que suponen estos ciclos de cine organizados por Caligari es, por lo menos, refrescante.

María Andrea Díaz se encarga de la investigación y proyección del ciclo de Cine de autor. Por este espacio han pasado directores memorables como Rainer Werner Fassbinder y otros menos conocidos en estas latitudes como Seijun Suzuki. Este ciclo se presenta los sábados, a las siete de la noche. Incluye crispetas y una sala de proyecciones con techo retráctil.

La investigación y proyección del ciclo de No ficción es responsabilidad de Natalia Imery. La representación de lo real puede ser el escenario de una violenta discusión, una que este ciclo de cine puede estar en capacidad de clarificar un poco, para los interesados en hacer parte de estas conversaciones colectivas, que nacen de la apreciación directa de las tendencias y estilos visibles en los trabajos expuestos.

Ambas, Natalia y María Andrea, presentan el resultado de su investigación antes de cada proyección, para darle un contexto a las imágenes que se vienen, y promoviendo así el estudio del autor en el marco de su obra.

El cineclub es frecuentado no solo por estudiantes y personas del medio artístico, sino también por vecinos y transeúntes que ven es esta iniciativa la oportunidad para distraerse con algo de oficio audiovisual, en medio de una ciudad que muchas veces es prejuzgada como consumista, banal y rumbera. En este sentido, el aporte a la construcción de una ciudad culturalmente sofisticada es inmenso: se trata de un punto de encuentro constante y autorrenovable en el que investigadores, aficionados y desprevenidos transeúntes desocupados pueden confluir para aumentar su acervo o, por qué no, para distraerse en una noche cualquiera.

Comments

comments