CELOS

CELOS

Cuidado
Esposo, novio, amigo
Loca
Obsesiva, y  con falta de
Seguridad

besame_cindy1

Foto: Cindy Muñoz - EL CLAVO

Todos, sin excepción alguna —y el que diga lo contrario es un mentiroso de aquí a La Patagonia arrodillado— hemos sentido ganas de “mechoniar” a alguien porque nos va a robar algo, generalmente a alguien, que consideramos NUESTRO.

Dicen los estudios, los psicólogos y hasta mi mamá, que eso es falta de seguridad, que uno se “arma videos solito”, y que la otra persona es una santa paloma libre de todo pecado… ¡Mentira!; nunca va a faltar el compañero que se muerde el codo cuando uno saca 5.0 en el parcial, o la “fácil” merodeando alrededor del novio que , luego de aprendernos todos los jugadores del River y tres cambios de look’s, por fin, por fin, nos puso cuidado y no lo vamos a dejar “bajar” así como así. Qué pena, pero “MÍO/ese hombre es MÍO”.

Sí, todos sabemos que es malo ser obsesivo, porque eso se convierte en compulsivo y ahí es donde nos jodemos, una cosa es cuidar lo suyo, otra muy distinta es dárnosla de mártir y sufridas y que todo el que se le acerque (en estos tiempos ya no importa el género, F/M) es un desgraciado ladrón; así lo aburrimos, nos amargamos, y nos volvemos a joder.

El punto clave aquí, como todo en la vida, es manejar un equilibrio, ni ser la más confiada también conocida como tonta e ingenua, ni creernos la reencarnación del renegado y coger a “pata” a todo el que creamos peligroso.

La tonta, aquella a la que le dicen “mi amor a partir de ahora tengo que trabajar también los domingos hasta las 12 de la noche” y ella piensa… “Ay, tan trabajador mi amorcito, nunca tiene tiempo para mí pero yo sé que él lo hace por el bien de los dos”; aunque no lo crean todavía existen personas así de “confiadas” o mejor, pendejas.

El polo opuesto La Renegada, la Lorenza Lamas, a la que sólo le faltan las gafas y los sexy pantalones de cuero negro, porque la actitud de exconvicta es innata, es  la que siempre sospecha incluso antes de que pasen las cosas, la que siempre dice “pero si él me dice ahora que tiene un trabajo donde Fernando, es mentira ,se va con la otra” ; y puede pasar Fernando, el mejor amigo, el más ñoño de la clase, el gemelo de Harry Pother, y piensa que es el cómplice de los cachos que le están poniendo, claro todos son iguales.

Sin excluir renegadas, pendejas o a las que les importa más el dedo meñique que su novio; para todas un breve (como los matrimonios de hoy en día) pero valioso consejo: nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario.

Comments

comments