Elogio al lunes

Elogio al lunes

Como una tortura o castigo perpetuo, los lunes es el día de la semana que más ha inspirado sentimientos encontrados, canciones y hasta deseos criminales, como en Brenda Spencer, quien un lunes decidió sacar su rifle para jugar tiro al blanco con los niños de una escuela frente a su casa. Cuando la policía le preguntó por qué lo había hecho, solo contestó “no me gustan los lunes”.

Desde la noche del domingo, comienza la horrible sensación de un “volver a empezar”  predecible que se configura en  el día  lunes. La alegría del fin de semana se disuelve para dar paso a una cotidianidad  casi irreversible, como punto de partida de una larga carrera cuya meta, tan lejana pero deseada, se llama viernes.

Como acto de reivindicación con el día más vilipendiado de la semana, es importante decir en su defensa, que ningún otro despierta más amores y odios que un lunes, el cual tiene el “honor” de ser comparado con Álvaro Uribe, la Selección Colombia o Protagonistas de Nuestra Tele.

La mayoría de las personas aman el jueves, viernes y sábado. Los anhelan, les ponen adjetivos calificativos “viernes social”, o modifican al penúltimo día para familiarizarlo  como  “juernes”. Pero injustamente, muchos prefieren aborrecer el lunes, asesinar el lunes, morirse de aburrimiento el lunes y ver todo triste y gris el lunes.

Pocos se acuerdan del paquete de beneficios que trae consigo el primer día de la semana en un país como el nuestro, anclado a tradiciones parroquianas, donde se celebran días cívicos y religiosos, ubicados convenientemente  (en la mayoría de los casos) el lunes.

El primer día de la semana no significa únicamente volver al ruedo de la cotidianidad, cualquiera que sea; es también un volver a empezar renovado de expectativas y un día de extensión por excelencia, pues gracias a las celebraciones más curiosas y pintorescas de nuestra nación, el lunes se convierte en un “puente” codiciado por muchos.

¿A quién no se le han aguado los ojos de la felicidad cuando se entera que hay lunes festivo? ya sea que tenga planes como viajar o rumbear hasta el lunes a la madrugada, o por el solo placer de descansar o no hacer nada.

Ni hablar de cuántas cosas curiosas y agradables pueden asociarse con este día, como las promociones y descuentos especiales que ofrecen diferentes empresas y servicios a los consumidores, como entradas a cine a mitad de precio, cuando no es festivo.

Ese fatídico día, es para muchos una nueva oportunidad de comenzar de nuevo, salir del hoyo, de arrancar de ceros la carrera por alcanzar los propósitos de una meta mucho más grande. Para levantarse con el pie derecho, si la semana anterior sólo le llovió basura desde todos los frentes, con la esperanza puesta en que a partir de ese  primer día de la semana, el saldo cotice a favor.

Por esto y más, qué vivan los lunes sinónimo de nuevos comienzos, y si son festivos mejor.

Lunes otra vez, sobre la ciudad 
la gente que ves vive en soledad
siempre será igual, nunca cambiará
lunes es el día triste y gris de soledad”

Sui Generis.

Comments

comments