MAWA, mi heroína

MAWA, mi heroína

¡Por el poder de Greiscol!

Ilustración por: Raquel Muñoz-EL CLAVO

Así lo entendía yo: Greiscol (Grayskull). Veía a He-Man con mis hijos por allá en los 80, hasta compré un muñeco y una espada. A ellos les daba poder… ¡poder para desbaratar todo! A mis hijas como es lógico les encantaba Shera la Princesa del Poder. Uff… confieso que a mí también. Sabía del castillo, de Skeletor, de la espada, de Eternia, lo que no sabía era por qué me atraía She-ra. Ahora pensando en mi heroína creo saber el porqué, me recordaba a mi fantasía favorita: Mawa.

Sí, Mawa, tal vez no hayan escuchado de ella, la sacerdotisa de La Silla del Diablo, al contrario de She-ra, ella era trigueña, con unas curvas que cualquier adolescente estaría boquiabierto al verlas, para mí era más sensual y a pesar que sólo la veía en un solo plano, sus movimientos eran irreverentes. She-ra se movía en la televisión, pero Mawa jugaba con la imaginación de los que la veían en un papel, She-ra tenía un hermoso vestido blanco con accesorios dorados, botas y cabello amarillo, en cambio Mawa tenía un diminuto vestido de piel de tigre, una melena negra y andaba descalza por la selva Amazónica con dos guardaespaldas feroces, dos hermosos jaguares, Usha y Saak.

Cada vez que llegaba a mis manos la Revista de la Jungla, era como si ellas recibieran el PODER (pero no de Grayskull). Subía por ellas algo que me llenaba totalmente, me convertía en esa hermosa mujer de pelo negro y minifalda de piel de tigre o jaguar (no sé) quería moverme como ella, saltar, pelear, vengarme, tener esos guardaespaldas… pero lo que más quería, era tener las medidas de ella. Yo creo que eran 90 /55/90.

¿Sería eso lo que más me llamaba la atención? ¿O era la época de los 60 donde la mujer estaba mandando todo a la porra?. Asumo que las dos cosas. Una adolescente que no se dejaba de nadie, rebelde, con ganas de luchar por algo y fuera de eso… buenona: la combinación perfecta. Para mí el dibujo de mi heroína era mejor que el dibujo de She-ra. Además había algo que estaba por debajo de todo: Chile. ¿Qué tiene que ver Chile con mi heroína? Su dibujante era chileno, Juan Marino. Aunque no lo crean desde muy pequeña mi deseo era ir allá, buscaba en el mapa dónde quedaba, veía nevados y mi sueño era subir a ellos, mi ilusión era ir a Chile y encontrarme con Mawa. Aunque ella estaba en la selva amazónica, había nacido en Chile. El universo me dio la oportunidad de conocer ese país después y en medio de una montaña pregunté ¿dónde está mi heroína de adolescencia? Y me encontré yo misma (no con 90/55/90) pero encontré a una mujer luchadora, emprendedora, peleando por razones justas y sirviendo a quien me necesita con dos guardaespaldas no tan feroces como Usha y Saak pero sí muy nobles: mi esposo y mi hijo.

Por eso me pregunto si otras personas verán las mismas cosas en sus héroes. ¿Los que admiran a Supermán, qué sienten? ¿Quieren tener doble personalidad? Porque a mí el admirar a Mawa me cambió la vida.

Deja un comentario

*