Mi cuca

Mi cuca

Es de noche.
No escucho nada. No veo nada. No siento nada.
Estoy sola.
Otra vez.

cucaracha_Diana Krolina

Ilustración por: Diana Delgado - EL CLAVO

Estuve encerrada todo el día, medio dormida, medio despierta. Siempre alerta por si alguien me busca. Pero nadie se atreve a mandarme la mano. A ver: ¡Qué se me vengan encima!
A todos les doy miedo. Y bueno, no lo voy a negar, a mí también me da miedo. Sobre todo de mi ama. Me he salvado varias veces metiéndomele antes de que me diera un escobazo bien dado. Yo no entiendo: ¿por qué les caigo tan mal a los humanos? ¿Por qué gritan cuando me ven? ¿Soy tan fea? Mi noviecito me dice que soy la más bonita de todo el basurero. ¡Ojalá no me esté mintiendo sólo por meterse conmigo a la cama!
Me daré una vueltecita a la cocina. Seguiré a las hormigas a ver qué se encontraron. Son tantas… tan chismosas… tan buena gentes entre ellas… Y de paso me ayudan: a donde vayan ellas, yo les caigo. ¡A la fija que hay comida fresca! Pero, ¡nah! Hoy están felices con una gotitas de jugo. Se juntan y hacen fiesta por cualquier cosa. Bacano por ellas. Un buen estilo de vida.
¡Pero yo tengo hambre! Yo escuché que hablaban de una pizza… En el comedor no hay nada, ni en la sala tampoco. ¡Ah! Se deben haber llevado el bocado a la pieza. De seguro me encuentro algo por ahí tirado. Nunca falla.
Uhm… Un pedazo de jamón… ¡Ufff…! Mucha chimba yo, pero no me voy a devolver a llamar a las chiquitinas esas. Ya llegarán más tarde en gallada.

¡Sssshhh! Quieta, quieta, quieta… Los amos se están moviendo… Bueno, ella se está moviendo más… ¿Y qué es lo que está diciendo? ¿Cómo sabe que estoy aquí? ¿Me está ofreciendo en sacrificio, o qué? ¿Cómo así que le dice al tipo “cómete mi cuca”? ¿Yo por qué? ¡Y el man le está diciendo que “qué cuca tan rica”! No entiendo… ¿Será que entre los dos están aplastando, magullando diría yo, a una compañera mía? ¡Cómo no le va a decir que “está apretadita”, si la están aplastando con la entrepierna! Pobre. Que en paz descanse.
Yo como que me regreso a mi guarida. Ya comí, ya bebí… No voy a dar papaya por andar por acá. Mañana es día de mercado y viene la empleada. Esa vieja sí que me la tiene montada. Pasa ese oloroso trapo por donde puede. Puede que tenga sospechas de mi existencia, así que hay que estar en la jugada con ella.

¡Fhssshhh! ¡Fhssssssssshhhhhhhhh!
¿Qué es ese olor? Huele raro…
¡Ay, jueputa, me pillaron! ¡Perras hormigas! No me dijeron nada…
Me voy de aquí…
¡Oh, por Dios, están muertas todas!
Esa vaina huele horrible… Me marea… No puedo seguir… Descansaré un ratico… Respira, Chiqui, respira… No cierres los ojos… ¡Mueve los brazos! ¡No te duermas…!
Estoy en el piso. Acá abajo… Mi vida valió la pena… Estoy segura de ello… ¿Quién me comerá a mí…?
¡Fhssshhh! ¡Fhssssssssshhhhhhhhh!

Comments

comments

Leave a Reply

*