¿Quién no ha soñado con ir a DisneyLandia?

¿Quién no ha soñado con ir a DisneyLandia?

DISNEYLANDIA-TITLE

Sea por cultura o por bandera típica del consumismo, desde pequeños nos han pintado a Estados Unidos como el ‘paísDISNEYLANDIA maravilla’. Basta si quiera hacer una rápida retrospección a nuestros días de infancia para traer a la memoria esa imagen de Mickey Mouse bailoteando, de un lado a otro, por aquel castillo exuberante al que adornan luces de todos los colores; ese mismo castillo de cuento de hadas que a muchos se nos ha estancado en el inconsciente colectivo, cada vez que lo vemos aparecer al inicio de las películas.

Destinos turísticos como estos representan el sueño de muchos que se preguntan si tanta magia es cierta y más importante aún, cuánto cuesta la vuelta por este mundo de fantasía.

Es que en medio de tanta belleza que pinta la televisión y el cine sobre este lugar, cómo no antojarse de ir a darse el paseo por ‘gringolandia’, cómo no querer ir a tomarse la foto con el Pato Donald, La Cenicienta o cualquiera de esas figuras animadas icónicas con las que hemos crecido.

Pues bien, al pisar suelo americano, podrá darse cuenta de que hay aspectos que le captarán la atención y en los que como turista colombiano no podrá evitar fijarse. El principal, sin duda, es esa especie de manía que ataca por hacer el comparativo entre lo que tiene Estados Unidos, con lo que no tiene Colombia y viceversa.

Es típico hacer estas reflexiones: “Nadie pidiendo limosna en los semáforos, no se escucha ni un pito de carro en estas calles, cuánta tolerancia”, “Impresionante, acá hay un McDonald’s en cada esquina y la gente no desayuna arepa, sino hamburguesa”; o cosas sorprendentes como que, no haya ni un perro callejero a la vista, ni vagabundos postrados en los andenes.

Y no es para menos, el orden público llama la atención, especialmente cuando se conocen cualquiera de los cuatro dichosos parques de DisenyWorld ubicados en Orlando: Magic Kingdom, Epcot, Disney’s Hollywood Studios y Animal Kingdom; estos mantienen relucientes de limpieza, y no es precisamente por el personal encargado, sino por la cultura que las personas locales se encargan de transmitir a los millones de visitantes que transitan a diario por sus instalaciones.

A cualquiera de los parques que se decida ingresar, el costo de entrada es de 90 dólares por persona, unos $180.000 colombianos, por los cuales se tiene acceso a todos las atracciones mecánicas las veces que la voluntad a uno le disponga.

Si se ve desde el lado positivo, por conocer los llamativos escenarios, junto con las deslumbrantes atracciones interactivas y mecánicas, el precio puede parecer incluso barato. Desde el lado negativo, un día no alcanza si quiera para caminarse el parque entero. Esto se debe a que si se quiere visitar ‘El maravilloso mundo de Disney’, aparte de tener unos buenos ahorros en el bolsillo, se debe tener un nivel de paciencia bastante elevado.

Poder pegarse la vuelta por la tierra de Mickey Mouse, no sólo asegura un deleite visual, sino también la experiencia de poder ser testigo de la diversidad de gente que se reúne en sus instalaciones, la cantidad de lenguas y las innumerables culturas congregadas bajo un mismo techo, a la sombra de la cola del mismo ratón legendario.

Por Cindy Cortés

Comments

comments