Radiografía de la paja

Radiografía de la paja

Silbando y aplaudiendo” le gritan los amigos de parche a uno cuando lo ven entrar al baño. Pues bien, a mi parecer, es una de las peores indiscreciones que existen en la actualidad, porque por un lado se cagan el momento de placer, y por el otro lo hacen salir a uno caminando derechito, rapidito y sin forma de hacer escándalo ya que casi siempre tienen la razón.
He aquí diez cosas que deben saber los amateur y aficionados a la paja. No apto para enfermos.

radiografia-de-una-paja_rodrigo-ruiz

Foto: Rodrigo Ruiz - EL CLAVO

1. Es el preámbulo que normalmente el impúber tiene con el sexo. Ahí comienza todo, y lo mejor del caso es que mientras se esté con vida, la vaina nunca termina.

2. Para hacerse la paja no se necesita compañía. Es una acción que funciona a la perfección en momentos de soledad; y pensar que existe gente que piensa que la soledad es el peor estado por el que puede atravesar una persona. Claro que de a dos, de a tres, e infinito también es una excelente opción.

3. Imaginación. Requisito indispensable de esta práctica, sin esto no hay nada. Como quien dice, entre más la ponga a volar, más lo logra sacar.

4. El pajuelo no nace, eso es pura paja, se hace y a punta de experiencias, mañas, manos, y demás menjurjes.

5. La sociedad durante mucho tiempo mitificó el hecho de que a los que se masturban le salen pelos en las manos, o que el que niega la paja, niega la mama. ¡Pero que va! conozco a ciertos personajes con las manos bien lampiñas, que no niegan a la paja, ni mucho menos a la mama.

6. Los lugares preferidos para echarse mano son la habitación, acostado sobre la cama a puerta cerrada. La ducha, de pié con diez mil gotas de agua cayendo encima, y obviamente a puerta cerrada, por aquello de reserva del derecho de admisión y permanencia. Los que prefieren espacios abiertos frecuentan lugares tales como los baños públicos de centros comerciales, el de la oficina o de un bar, perfectos para casos de emergencia.

7. La escena de la película American Pie, tu primera vez, donde uno de los protagonistas en su afán por tener sexo termina masturbándose  con un pastel de manzana, no es tan cliché como muchos piensan. Un montón de gente ha probado estando en casa con cuanto objeto con orificio circular profundo u forma fálica tipo 30 cms ha encontrado (según el género y la preferencia). El papel higiénico,  el jabón, la almohada, la crema de manos de mami y el aceite Johnson se constituyen en la historia de la paja como artículos caseros de primera necesidad para esta práctica.

8. Para la gran mayoría de los hombres no es bueno jalarse el pito antes de, porque se les baja proporcionalmente la calentura y no funcionan igual. En cambio para las mujeres, estimularse solitas resulta apropiado, además de calentarles los motores, y sumado a ello, restan uno de los veinticinco orgasmos que pueden alcanzar en una hora.

9. Después de un tiempo de haber utilizado y realizado todas las formas y modos posibles, habidos y por haber en casa, lo recomendado es ir de compras a un sex shop. Allí siempre encontrará algo nuevo por probar o sitios que frecuentar. Uno que otro video jamás estará de más.

10. Nada de andarse con prejuicios sociales. A Adán y Eva los hicieron por separado, eso no fue de casualidad.

Comments

comments