Selección de personal

Selección de personal

Sé precavido y fíjate bien a quién es que le estas diciendo que vayan de paseo, porque tarde o temprano te la terminan haciendo (Tono de mamá consejera y tierna). Abundan por ahí regados en el mundo, personajillos que pueden sacarte algunas canas con sus desplantes y lo que menos queremos, es ver como te arrancas luego, los pocos pelos que tienes por la desvergüenza de los demás. Te diré cómo saber a quien invitar a un paseo y a quien no (sigue tono de mamá consejera y tierna).

¿No has notado, entre la multitud de conocidos que tienes, algunos que siempre que los invitas a un lugar te dicen que se les murió algún pariente, donde casi siempre es la abuela o el abuelo? Hay quienes incluso se emocionan con tus planes y te ilusionan con sus rostros iluminados, hasta que justo el día antes de partir, misteriosamente muere otro miembro familiar, ya sea el tío, el sobrino, el perro o el abuelo como por quinta vez. Con estos no cuentes para un paseo

Cuídate siempre de los que te cogen de “marrano”, esos que nunca tienen plata porque saben de donde la van a sacar: ¡de tus bolsillos! Cualquier línea de extrema pobreza se les queda corta a la hora pagar y lo natural, es que primero se hagan los locos, a ver si se les cumple el milagrito de gozarla a consta tuya. En este grupo de personitas tan singulares, figuran también los canaleros. Siempre están dispuestos a recibir antes que a dar, aparecen (como el chapulín) cuando sacan el trago, la comida y el mecato, y desaparecen, apenas sienten que se les va a pedir que traigan más. Lo más común, es que salgan mejor comidos o más borrachos que los mismos que pusieron la comida y el trago, y si vas con tu novia, es probable que desaparezcan con ella también.

Si vas al río o a acampar en la montaña, no vayas con mujeres y/ o hombres que quieran ser como algún personaje de la farándula, ya sea Paris Hilton, Jorge Barón, el señor Burns, entre otros. Estos sólo van a quejarse y ¡hay de que alguien se le rompa una uña! Y ¡hay de que alguien se manche el pantalón! Y ¡hay de encontrarse con unos mansitos que parecen militares pero no! Si vas con tu novia, asegúrate de que sea hippie, feminista y ninfómana compulsiva. Si no cumple alguna de estas condiciones, ojalá no sea la de ser ninfómana. Si vas con tu novio, asegúrate de no llevar una amiga que esté más buena que tú o a tu papá y/o abuelo.

Para terminar, no te fíes demasiado de la gente que es enfermizamente fresca. Te dejan asquerosamente metido y no se dan cuenta, no les importa si por no llevar comida les toca cazar, casi siempre son canaleros, sólo ayudan a tomarse la cerveza y no les importa si huelen peor que marranera en verano.

Comments

comments