Vampirismo Criollo

Vampirismo Criollo

De acuerdo con la leyenda, los vampiros son seres tenebrosos, originarios de un lúgubre país de Europa oriental. Se dice que beben la sangre de sus víctimas, no se reflejan en los espejos, los puedes repeler colgándote un collar de ajos o rociándoles agua bendita.  Mueren si los quema la luz del sol, clavas una estaca en su corazón o les cercenas limpiamente la cabeza.

vampirana

Foto: Ana Núñez - ELCLAVO

Dicen también que en Colombia no existen, y que el aceptar que sí los hay es sólo el fruto de una mente ociosa.

Algunos quieren hacernos creer que lo son, es más, puedes encontrarlos a cualquier hora del día y en cualquier parque o universidad de la ciudad, vistiendo de negro, usando camisetas con la foto de algún grupo extinto y ochentero de rock, piel pálida y más flacos que un espagueti. Los he visto, pero créanme que a los que les tengo  pavor es a los que no se reconocen como tal, pero sí actúan como todos unos auténticos chupasangre:

– Ganas me dan de sacar una estaca ante estos seres que previo a un parcial se van de rumba, pero el día del examen esperan que les pases el papelito con las respuestas.
– Me provoca colgarme un collar de ajos así me maree el olor, ante esos sujetos cuyo único aporte al trabajo final de la materia más importante, es la impresión. Característicos por frases como:”¡Fresco, vos hacelo que yo imprimo!”

– Anhelo un galón de agua bendita cuando en plena exposición el que menos hizo, es  el que más habla y recibe la mejor nota.

– Ojalá pudiera cercenar la cabeza de aquellos vecinos que no pagan por la señal de la parabólica pero con sus horripilantes narices huelen, quién se afilió en el vecindario para correr y conectar, cual colmillo afilado a un cuello, sus mortíferas antenas.

– Quisiera que les quemara un rayo de sol a todos los que nunca hacen parte de la solución, sino del problema.

Como ven, estamos rodeados, pues aunque nos han enseñado que un vampiro no puede entrar a tu casa a menos que le des permiso, conozco vendedores de cosas tan inútiles que parece que hubieran hecho el curso para parecerse a estos personajes oscuros hasta con maestría, y con quienes empiezas una guerra a muerte para no dejarte convencer y no dejarte succionar la platica, y a militantes de cierta religión con ganas de chuparte hasta el alma que no logras espantar ni porque les quemes con un crucifijo en la frente.

Como ven, en nuestra  soleada y calurosa patria, también existen estos temibles seres.
¡Que ilusa! y yo que pensé que sólo en Transilvania me podría encontrar alguno… Vampirismo Criollo_imagen_jairo cobo

Comments

comments