Villanos: existen y caminan entre nosotros

Villanos: existen y caminan entre nosotros

VillanosLa afiebrada imaginación de los escritores de comics nos han dejado una sin igual colección de súper villanos memorables como: Lex Luthor, enemigo mortal de Superman; Magneto y sus fantásticos aliados mutantes que luchan incasablemente contra los apoderados del profesor Xavier en X-Men y Gatúbela la sexy felina amante y opositora de Batman. Todos ellos han logrado consolidar en el imaginario popular estereotipos sobre el bien y el mal.

Estos seres que dieron el salto de las páginas impresas a las cintas de video jamás podrían imaginarse que el mundo caótico de sus historietas, es una canción de cuna comparada con la crudeza del real y que esos poderosos archienemigos, no son más que personas comunes.

Podría escribirse toda una tipología sobre los villanos de la sociedad actual, pero tal vez el más peligroso de todos es aquel que con su silencio permite que se sigan cometiendo injusticias. Ese que cierra la puerta con seguro cuando escucha a alguien pidiendo auxilio o el que ve como roban a sus vecinos y no le importa.

Esto no significa que se vaya por la vida denunciando cuanta injusticia se presencie, sería imposible pero si hay que reconocer que muchos de los atropellos que se cometen son porque nadie hace algo para evitarlos.

Los villanos reales caminan entre nosotros y sus acciones están escudadas con la silenciosa complicidad de sus testigos. Más allá de los poderes sobrehumanos que sus homónimos caricaturizados poseen, los verdaderos malhechores obtienen fuerza a través de la indiferencia de aquellos que presencian sus actos y prefieren mirar hacía otro lado.

Es por eso que las armas para luchar contra ellos no provienen de una galaxia distante, sino de cada persona que se aburrió de ver pasar las cosas y no inmutarse. Que está decida a abandonar el confort de anonimato y poner su voz y mente al servicio de los demás. El que prefiere una vida corta llena de riesgos a cincuenta años sin sentido.

Si los villanos verdaderos existen, también los héroes. Aquellas personas del común que aún conservan la ilusión de que el futuro no es tan desesperanzador para la humanidad. Lejos de los discursos moralistas abogando por el cambio éste es un reconocimiento para aquellos que sin saberlo han marcado una diferencia y a pesar que cada vez son menos, siempre hay que recordar que a diferencia de un comic, cada persona puede elegir su bando y cambiarlo.

Comments

comments