Una falsa condición de visitante

Una falsa condición de visitante

Foto: Maria Juliana Rojas

En la actualidad se calcula que la comunidad colombiana en Argentina supera las 35.000 personas registradas en el consulado; lo cual para muchos puede pasar desapercibido, pero cuando se  c camina por las calles de Buenos Aires se encuentran todos los acentos de Colombia y con una frecuencia impresionante. Sobre todo, si se recorren las zonas cercanas a las universidades o los centros turísticos.

No hay que pasar por alto la cantidad de personas generando una proporción y apelando al fútbol: si Colombia jugara contra la Argentina con la totalidad de los residentes presentes, podrían llegar a  ocupar casi por completo las sillas de la Bombonera; ésta con una capacidad de 45.000 espectadores. Incluso en el Monumental, el equipo colombiano podría llegar a llenar la misma cantidad de puestos que se le dan a la selección albiceleste cuando juega de local.

La cantidad de compatriotas se ha incrementado exponencialmente en los últimos años por muchas razones. La más frecuente, es porque en Argentina no se necesita visa, y para obtener la residencia se requieren muy pocos documentos; por lo que las rodilleras obligatorias en otras embajadas, se pueden dejar en el clóset cuando se viaja hasta este país.

Otra de las razones que seduce a muchos colombianos es el precio de la educación, que aunque ha incrementado, todavía no alcanza los costos de la universidad privada promedio en Colombia.

Hablando ya con algunos de los protagonistas de esa migración, podemos contar algunas historias como la Viviana Saldarriaga, estudiante caleña, que a media carrera de comunicación, decidió que el diploma que quería en la pared de su oficina tendría la bandera de Argentina. Por lo que emprendió viaje a terminar Periodismo en la UCES: ‘Este país es extraño, cuesta adaptarse, pero tiene ventajas, como la vida cultural de Buenos Aires, aunque cuando termine quiero regresar para Colombia, no hay nada como el país donde uno nació’.

Siguiendo con las historias podemos contar la de Roberto Jiménez, caleño de nacimiento y adaptado a saludar de beso en la mejilla sin distinguir entre los géneros, estudiante de periodismo y residente argentino desde hace más de tres años: ‘yo estudiaba en la Autónoma, pero salió la posibilidad de venir a terminar la carrera acá y no lo pensé dos veces, aunque se extraña la tierra y la comidita, pero siempre fortalece el carácter vivir fuera del país’.

Otra historia es la de Jorge Guaque, bogotano, Ingeniero Industrial de la Universidad de Los Andes, casado, quien decidió hacer un posgrado en la Universidad de Palermo y después de un tiempo de estar en la Argentina decidió quedarse en el país: ‘a mí Buenos Aires me gusta mucho, yo vivo bien y tranquilo, tengo un buen trabajo y con mi esposa somos muy felices acá’. Por lo general los colombianos siempre hemos sido muy bien recibidos en Argentina, además de no necesitar visa, los trámites para solicitar la residencia son muy sencillos, siempre siendo importante contar con la asesoría de la Embajada Argentina en Colombia radicada en Bogotá, y en donde podremos resolver cualquier inquietud en el momento previo a viajar ya sea por vacaciones, por estudio o para buscar nuevos horizontes.

Comments

comments