Las encuestas nunca dicen la verdad

Las encuestas nunca dicen la verdad

Jaír Villano

Jaír Villano

Me llamaron de la editorial de El Tiempo y la W, pensaba ingenuamente que era para algo importante –eso de ser columnista está funcionando a la perfección, rematé–, pero no. Era para manifestar una opinión de cara a la seguridad en Cali:

-¿Se siente seguro en la ciudad?

-Pues a decir verdad la seguridad tiene que ver mucho con…

-¿Sí o no? –interrumpió el encuestador –.

-¿Y no hay término medio?

-No, es un sí o un no.

Un breve silencio terminó en un ambiguo, peligroso y sinuoso monosílabo que continuó explayándose a otra serie de preguntas que tenían que ver con los diálogos de paz, la reelección de un non santos,  la lista al Senado de un visceral ex presidente, la coalición de una colectividad que dice ser Verde y de unos retrógrados que dicen ser Progresistas, además de otras cosas que no recuerdo. Tuve deseos de manifestarme: decir, por ejemplo, que un monosílabo no es una opinión, que la doxa tiene que ver con el juicio de valor; que el juicio de valor es una perspectiva de cara a un tema. Pensé en citar a un tal Bourdieu y una tal Neumann y un librito  de Petracci, que había leído hace poco y que aducía que pese a que en las encuestas no es posible anotar todo lo que le merece a un individuo en relación a un acontecimiento, hay maneras de atenuar; era como en efecto pensaba con matices del talante de: “no sabe/ no responde,  no siempre/ pocas veces”.  No al color, sólo al matiz, decía Verlaine.

Ahora, en vísperas electorales es normal y hasta sano que se hagan sondeos que expresen un rastreo de la inclinación de una parte del país, pero se debe aclarar eso: que es una parte del país, y no proferir con esa prosopopeya de nuestra Dávila o María Lucía, que los colombianos no apoyan, por decir algo, la reelección del presidente Juan Manuel Santos.

En Colombia, dice Google, hay más de 47 millones de ciudadanos, en las encuestas sólo hay una parte de ese país, algo menos del 30 %. Desde luego que una encuesta no puede pretender preguntar a toda una nación que sí o  no,  en teoría ellos aplican la perspectiva sociológica: es decir, de lo particular a lo general, por eso el final de la encuesta se dirime por la edad, la profesión y el estrato económico.

No es una discusión nueva, lo sé. Pero parafraseando Proust: un verdadero viaje de descubrimiento no consiste en visitar nuevas tierras sino tener un nuevo ojo; huelga, entonces, sacar de relieve,  sobre todo para todos aquellos que quizá lo ignoran o no lo recuerdan, que al momento de escuchar los resultados de un sondeo es preciso mirar lo que subyace en la pregunta. Así, en el más reciente estudio hecho por la revista Semana, RCN Radio, RCN Televisión y la FM, se profiere que: “tres cuartas partes de los colombianos aseguran que el país va por mal camino” (esto es un 75 %).

¿Qué son las cosas? ¿Por qué si el periodismo es precisión y claridad no hacer especificidad en ese tipo de cosas?  No. La ambigüedad permanece y desde luego no es gratis. Detrás de las encuestas hay intereses económicos y políticos; por demás, en muchas ocasiones las preguntas devienen lívidos sesgos, los cuales uno pasa de agache, entre otras porque se siente la presión de quien espera repuesta.

Los periodistas lo saben de sobra, no obstante lo soslayan, escriben informes, columnas de opinión, suscitan debates, “el 60 % de los colombianos cree que Pachito es un RBD” (bueno, en veces los resultado son evidentes). Dicen que hay firmas menos imprecisas como la Ipsos- Napoleón Franco, pero luego sale Julio, Camila y otros personajes,  a decir que según la encuesta Datexco hecha para la W y el diario El Tiempo, los colombianos creen que tal y tal cosa…

Ah, los sondeos. Qué fácil de manipular.  En últimas, si uno se pone a pensar las únicas encuestas –y eso que dejando de lado todos sus defectos (aunque qué defecto tiene que en Colombia los muertos voten) – son las que se hacen para elegir a nuestros representantes.

Además, salvo lo de Santos y su primo o lo de Pachito y su primo (lo cual parece ser lo mismo), según la encuestas las encuestas nunca dicen la verdad.

@VillanoJair
jairdisidente@yahoo.com.co
http://eldisidente22.wordpress.com/

Comments

comments