7 Tipos de Vecinos, ¿cuál es el suyo?

7 Tipos de Vecinos, ¿cuál es el suyo?

vecinos

¡CUIDADO CON EL VECINO!

A quienes pagan renta y a quienes tienen terruño propio, les ha pasado alguna vez en la vida sino varias, el tener un mal vecino.

Yo me los he encontrado de diversos colores, tamaños, tonalidades, gustos y disgustos. Por ejemplo:

ADVERTENCIA

Antes de que comience a sentirse identificado tanto como víctima o victimario, es importante aclarar que los siguientes ejemplos aplican tanto para hombres como mujeres. ¡No se vaya a creer que aquí la balanza está desequilibrada!

EL BULLOSO: el que vive en un apartamento o casa tipo caja de sardinas pero aun así, se compra un equipo de sonido con bafles columna que le llena la sala y no le deja espacio ni pa´los muebles; ese, el que el domingo desde las 7:30 a.m. arranca con la guascarrilera mientras lava el pichirilo en el andén, sin que le valga madres que la gente duerme o que su alborote mañanero dominical se alcanza a oír como a 5 cuadras a la redonda.

Ese,  que si usted tiene los “huevos” suficientes como para decirle que le baje un poquito, le va a aumentar el volumen tanto que el sonido se distorsionará y los vidrios de sus ventanas le temblarán como si estuviera a punto de ocurrir una catástrofe.

EL COCHINO: el que cree que la casa de uno es el basurero del municipio y cuando barre (si es que lo hace) tira todo pa´l lado de uno. Ese mismo que cuando le cortan el césped, ni barre, ni recoge la hierba que ha salpicado,  y claro luego el viento hace de las suyas y todo termina en la casa de uno y en la de otros vecinos, eso sí menos en la de él. Ni qué decir cuando saca la bolsa de basura llena de huesos de pollo y pañales cagados desde el día anterior como a las 4, y los perros callejeros del barrio y los caseritos también, se las disputan como si fueran grandes tesoros.

EL PEREZOSO: el que tiene perro, perrito o perrazo pero no lo lleva al parque a hacer sus necesidades con la bolsita en la mano pa´recoger lo que su hermoso can hace, sino que muy tempranito lo suelta para que haga sus cositas en el antejardín de uno. Sí, ese mismo que cuando uno sale a espantarle el chandoso pa´que no deje recuerdos,  se encierra en su casa o pone cara de “ese perro no es mío”.

EL PRESTAMISTA: pero no el que da sino el que pide, según la RAE el prestatario. El o la que va de casa en casa pidiendo de a dos mil pesitos, o tres mil si la cosa amerita. Ese mismo, que se le ve comiendo en la heladería del barrio heladitos que no bajan de un sundae o una banana Split. Ese mismito, que aparece con tablet, smartphone y uno que otro artefacto tecnológico de última generación.  ¿Que si paga? Mmmm, casi nunca.

EL CHISMOSO: ese que sabe más de su diario vivir que usted mismo. Ese que conversa con la señora de la tienda del barrio toda la mañana con la escobita en la mano. Ese o esa que si ve que usted entra muchos hombres a la casa siendo mujer, asume y además publica que su reputación son las 6 primeras letras de esa palabra, y si es el caso de que usted sea un  hombre pues no faltará otro chismosito que le transfiera el mensaje de lo que se anda diciendo: “pobrecito mijo tan bonito y le gustan los hombres”. Ese mismo que es capaz de preguntarle a la cara que dónde trabaja, que desde hace cuánto, que cuanto se gana y que si le recibe la hojita de vida pa´un sobrino que viene de pasto.

EL VISITADOR MÉDICO: ese que le llega a su casa con las revistas de esika, yanbal, avon, omnilife y cuanto multinivel exista, justo en las horas pico, es decir y pa´que se entienda a la hora del desayuno, del almuerzo o de la comida. Ese, que aunque usted le diga que no, que muchas gracias, cuando llegue de la oficina por debajo de la puerta le ha metido la revista, los folletos, perfumes en bolsita y un recordatorio de que ahí estuvo visitándole su vecin@.

EL ANTIPÁTICO: estos son los únicos que no le causan daño a nadie, ni joden a nadie, ni se meten con nadie. Y aunque los de esta especie no saludan, no miran,  no contestan, no se sonríen con nadie y generalmente tienen su propio círculo de amistades fuera del barrio donde viven, yo, cambiaría todos los anteriores por uno o varios de estos.

Nota: Si usted cree que hay más especies sin mencionar, háganoslo saber, es de vital importancia conocer géneros y subgéneros a fin de preservar el buen ambiente en la vida barrial.

Comments

comments