¿Hay vida más allá de la universidad?

¿Hay vida más allá de la universidad?

Esa es una pregunta que nos hemos hecho todos. Es un temor que se hace cada vez más grande cuando uno se va acercando a los últimos semestres y empieza a sentirse tan desubicado como el día en que entro a la “U” y comenzó su vida de primíparo.

Ahora uno es un primíparo de la vida y tiene que empezar a buscar trabajo. Entonces es cuando más útiles se vuelven los amigos del Facebook, los followers del twitter y toda esa gente con la que uno nunca habla pero que en algún momento agregó a una red social y que tiene un buen cargo en algo que a usted le sirve y le puede ayudar.

Pero no se preocupe, no se estrese, agradezca que usted se encuentra aún en un “limbo”, donde no se espera mucho de usted, porque en el país en el que vivimos no es tan fácil encontrar trabajo y usted no será ni el primero ni el único al que le tome algo de tiempo empezar a trabajar en el puesto de sus sueños. Sus papás, su novia, sus excompañeros de la u y hasta sus amigos pueden ser comprensivos al respecto. Eso sí, no abuse con la pedidera de plata prestada, mucho menos cuando se va a gastar esa platica en rumba, porque no hay nada más feo que la gente conchuda que anda sin trabajo pero rumbea más que uno.

En el caso en el que las personas a su alrededor no sean tan “comprensivas” y usted tenga que encontrar un trabajo cuanto antes para no tener el Blackberry en prepago, los siguientes consejos pueden ser útiles:

  1. No sea tan exigente. Muchos graduados se creen lo último en guarachas y olvidan que al igual que él hay muchos otros profesionales en la calle buscando el mismo puesto, puede que con mejores cualidades y por mucha menos plata. Comenzar desde abajo le hará sentir la satisfacción de los ascensos.
  2. No se las dé de todero: He visto a muchos profesionales contestando “pues yo hago de todo” a quien le pregunta en una entrevista de trabajo por sus cualidades o habilidades. Recuerde que no se puede chupar y silbar a la vez, y el que se concentra en una o dos cosas las hace mejor que el todero.
  3. No se desanime con el tiempo. Recuerde que usted se pasó en promedio 5 años, es decir 1825 días de su vida en una universidad, llenando esa cabecita de conocimientos útiles para algún mercado; no tire todo ese esfuerzo a la basura buscando trabajo en otra profesión que no sea la suya. Puede que llegue a encontrar un buen trabajo en otra cosa, pero con el tiempo seguramente se aburrirá y tendrá que empezar de nuevo.

Mi último consejo, y puede que el más importante de todos es que no se quede únicamente esperando el trabajo soñado. He visto muchos empresarios jóvenes quienes se arriesgan sin temor a desarrollar un producto o servicio y salir al mercado a comerse al mundo, quienes pueden pasar las duras y las maduras, pero su vida está llena de satisfacciones, así la vida ya no los coge desprevenidos y les hace una cruel broma de primíparos.

Comments

comments