Cinismo uribista

Cinismo uribista

De nuevo es noticia las denominaciones infestadas de improperios, esta vez no se trata del célebre: “Le voy a dar en la cara marica”, sino de un funcionario de carácter uribista, pero de fila santista: Vargas Lleras.jair_villano

Ah, Vargas Lleras. Al fin desnuda su fuero interior. Desembarazado en un edecán de las filas del Centro: un efectivo “gamín”. Efectivo, porque no es extraño que se trate de un ardid electoral en pro de Uribe, o sea, de Óscar Iván (¿o de Óscar Iván en pro de Uribe?). La guerra sucia a la que se refiere Ramiro Bejarano, que debilita aún más  la ya pauperizada democracia colombiana.

Los exiguos debates se ven remplazados por frases de cajón que suben el rating de los noticieros pero reducen la calidad de la contienda política. Las polarizaciones que obnubilan temas esenciales: ¿ha resultado efectivo criminalizar un problema social como lo es la minería artesanal?

Y las chuzadas.

Como si fuera poco días después del inane escándalo verbal, el país se entera que Andrés Sepúlveda un hacker que al parecer estaba interceptando los correos de los negociadores de paz en La Habana y del presidente Juan Manuel Santos, hizo parte del equipo de la campaña de Óscar Iván, o sea de Uribe. Naturalmente, el áulico uribista salió a decir muy orondo que en su campaña trabajan muchas personas y que se le hace imposible distinguirlas a todas, justificación un tanto acertada, que no obstante fue objeto de duda luego de que se supiera que Luis Alfonso Hoyos, el asesor espiritual del Centro Demoníaco, llevó a los estudios de noticias RCN al mismo Sepúlveda en pro de una causa que ni el más incauto ignora: boicotear el proceso de paz.

En otras palabras, las chuzadas eran a sus espaldas, y tanto que criticaban a Samper, pero la información obtenida de ellas no. Tiran la piedra y esconden la mano: ¿acaso no era prudente saber la fuente de dónde se extraía la información?

La real academia española dice que por zorro se puede entender “hombre taimado y astuto”. Y las chuzadas son con Z, como la Z de Óscar Iván.

Y Pachito…

Escucho que Pacho Santos se queja porque este gobierno reparte mermelada y negocia con criminales, pero ¿y la Yidis Política y la casa de Nari? El país de los santos y los uribes cada día se vuelve más degradable, al punto de que esta presunción de democracia se reduce a rifirrafes que en nada ayudan al ya precario ambiente electoral que hasta el momento lo único de debatible que tiene son la disparidad de las encuestas.

El cinismo uribista llega a tal punto que hoy los miembros del Centro Demoniaco se quejan de los Tratados de Libre Comercio que el mismo Álvaro Uribe auspició. Ni para qué hablar de los reproches al modelo de salud, que cuando fue jefe de Estado dejó al amparo de las leyes del mercado, que son solamente amigables para el que tiene dinero, y Colombia es un país con millones de pobres.

Lo más triste es que doy por hecho que los escándalos que hoy rodean a los candidatos favoritos, qué pesar por Clara López, no afectarán en nada el resultado electoral. Es que este es un país de cínicos: que encuentra reflejo en Álvaro Uribe.

@VillanoJair

Encuentre otras columnas en elpueblo.com.co

Comments

comments