Para tener en cuenta sobre las relaciones

Para tener en cuenta sobre las relaciones

Hace poco en uno de esos parches “de nenas” a los que los hombres les tienen pavor hablábamos entre unas amigas sobre esas cosas que nos gustan y nos disgustan de los manes en una relación.

En cuanto a asuntos de dinero una de ellas (sabia en el asunto) decía que es que no es que seamos interesadas, pero que el man que nunca gasta, nos pone a pagar todo, o se va por el “miti/miti” todo el tiempo aburre. A nosotras nos gusta un man que no escatime, porque nos hace ver lo valiosas que somos, así sea una vez cada dos meses. El dinero es uno de esos temas que es sensible y por eso rara vez hablamos de ello. Muchas viejas suenan interesadas sólo en el dinero, y para muchas, el man “traquetongo” con el fajo de billetes en el bolsillo funcionan, pero para una gran mayoría no. A nosotras nos gusta que nos invite de vez en cuando a comer a nuestro restaurante favorito, a un parche de cine en primera clase, a algo que diga: me di la pela por vos.

Otra de las cosas que discutíamos es el asunto de los regalos. Nosotras medimos al man de acuerdo a los regalos, no precisamente por el más costoso, sino por aquel que más nos conoce y nos da exactamente eso que queremos. Por ejemplo, a una de mis amigas –bien dulcera ella- el novio le regaló de cumpleaños un tarro de chocolate Hershey’s para hacer malteadas, echar al helado, o en nuestro caso, bañar masmelos. Ese es un detalle pensado, sencillo, pero que dice: te conozco lo suficiente.

Hay regalos con los que los hombres “salen de paso”. Estándares. Un buzo, una blusa, aretes, lociones… Son cosas fáciles de regalar, que mientras sepan la talla son pasables. Pero en medio de todo tienen su truco: que si la loción es cítrica o dulce, que si los aretes son artesanales o finos. Cada mujer varía, y para los hombres saber el gusto, determina si atinan con el regalo o no.

Ya hablando de esas cosas que nos enchichan salían a flote ciertas cosas que me permito poner en una lista, estilo “recomendaciones” para los hombres que por despistados no caen en cuenta puede que les acarree una cortada de servicios.

  1. Prohibido hablar de la ex. De lo bonita que está en la nueva foto de Facebook. De cómo se cambió de look. En su defecto, de alguna vieja que nos hayan dicho “le estaba cayendo”.
  2. Al 80% de las mujeres nos gusta hablar hasta por los codos. Es necesario – lastimosamente para ustedes – que si están con una de estas mujeres escuchen. De lo contrario puede surgir uno de esos casos de “te acuerdas que te dije… hay, es que tu no me pones atención”.
  3. Jamás, prohibido, absolutamente no hacer: mentirnos sobre estar con alguien más. Muy pocas son las mujeres que aceptan ser “una canita al aire”, y que luego nos salgan que es que están con alguien más y que “tú ya sabías, no tienes de qué quejarte” es inadmisible.

Si en algún momento un hombre tiene la oportunidad de hacer parte de uno de estos “parches de nenas” sugiero tomen nota y estén bien atentos. Si no quieren: un par de capítulos de Los caballeros las prefieren brutas ayudan también.

Comments

comments