Conoce sobre la universidad

Conoce sobre la universidad

Bienvenidos a mi clase, hagan silencio y tomen apuntes que esto es importante.

Primera lección: No saben nada. Nada de lo que les están enseñando sirve para nada en la vida real. Los verdaderos problemas no tienen nada que ver con lo que se dicta en clase. Los problemas de la vida siempre son cosas para las que nunca nadie los preparó, cosas que aparecen en el lugar menos pensado a la horma menos lógica. Aunque es imposible preverlos, entre más rápido se mentalicen a que no saben nada, mejor equipados estarán para lidiar con lo que la vida les ponga en frente.

Segunda lección: La vida es como un juego de póker. Uno no escoge sus cartas, no pierdan tiempo quejándose de la mano que les tocó o regodeándose en ella. Se puede ganar con un par de 2 o perder con un póker de ases, es cuestión de saber jugar.

Tercera lección: Lo más importante que van a aprender en la universidad, lo van a aprender de la gente que está sentada junto a ustedes. De la señora de la cafetería, del señor con el perrito que cuida los carros en el potrero. Aprendan cómo lidiar con la pesada que levanta la mano cada cinco minutos en clase, con el vago que nunca hace nada en los trabajos en grupo o con el profesor que los raja sin razón.  Es una muestra gratis de lo que van a encontrarse cuando salgan a enfrentarse al mundo.

Cuarta lección: Hagan amigos. Los amigos de la universidad les van a durar toda la vida.

Quinta lección: La vida no es justa, acéptenlo y sigan. El camino es largo y la competencia es sólo con ustedes (aunque suene a slogan de Milo). No se comparen con nadie, la vida de todo el mundo se ve mejor desde afuera.

Sexta lección: Sean realistas. Nunca se van a ver como la vieja del comercial de Special K o el tipo del comercial de Gillete, no importa cuánto cereal coman o cuántas veces se afeiten. Aprendan a vivir con eso y no se estresen.

Séptima lección: Olvídense de quién les hizo mala cara o no les regaló una hoja de papel para el quiz. No guarden resentimientos inútiles, porque además es muy probable que esas personas el día de mañana sean sus colegas o incluso sus jefes.

Octava lección: Sean recursivos, la universidad es una escuela para la imaginación. En la vida profesional nadie les va a preguntar el artículo del Código Civil o la fórmula de cálculo lineal. El éxito no depende de las notas que saquen, sino de cuánto entrenen su imaginación para resolver muchos problemas con pocos recursos.

Novena lección: Hagan back up de todo. Hasta al mejor y más moderno computador del mundo se le puede caer un café encima.

Décima lección: Cuestionen todo, no crean nada. Nada está terminado de inventar y no hay una única forma de hacer las cosas, no traguen entero, no hay verdades absolutas.

¿No me creen? Excelente, por lo menos ya aprendieron una parte. 5 para todos.

Comments

comments