Cómo abrir un e-m@il y no morir en el intento

Cómo abrir un e-m@il y no morir en el intento

Andres Rodrigo Escobar

Para muchos de nosotros, el acto de abrir una dirección electrónica, correo electrónico o para ser más chic, e-mail, es un acto que realizamos con el mismo entusiasmo con el que nos lavamos los dientes. Y no es que lavarnos los dientes carezca de importancia. Por otro lado, ¿cuántos de ustedes han pescado una caries cibernética por no tener email?

Volviendo al tema que nos ocupa, hay ciertas personas para las que el término e-mail (abreviatura de electronic mail, término en inglés que en castellano castizo viene a significar correo electrónico, para que no haya lugar a confusiones) es oscuro, una fórmula para invocar a las fuerzas abismales, un código genético aún no descubierto, el nombre del sucesor del presidente o peor aún, la receta de un antiguo purgante. Ante aquel término, dichas personas suelen cambiar la coloración de su cara de un agradable tono curuba en leche a un preocupante verde con tendencia a aguamarina. Para aquellas personas, a quienes se les suele llamar TI (tecnológicamente incapaces), va el siguiente tutorial.

Paso número 1: Métase a un portal. No vaya a creer que le estoy pidiendo que vaya a una finca y estacione su humanidad justo en el portal de entrada a la misma. No. Quiero decir que tome asiento frente al aparatico mediante el cual su hij@ (o en caso de ser algo más fósiles, su niet@) habla con sus amig@s y/o su pareja. Me refiero al computador, u ordenador personal, alias PC. Enciéndalo (si es que le han enseñado a hacerlo) o pida que le ayuden a encenderlo. Asegúrese de que está conectado a internet, pues sin este requisito imprescindible, el computador será tan interesante como una morcilla sin carne. Una vez abierta una ventana de Internet explorer, digite cualquiera de las siguientes direcciones y luego presione la tecla Enter.

• www.gmail.com

• www.yahoo.es

• www.msn.es

• www.caliescali.com

Paso número 2: Este paso implica, como requisito indispensable, que usted haya concluido con éxito el paso número 1. De ser así, asumamos que usted ya está metido en cualquiera de los portales antes mencionados. Debe ahora buscar un letrero que diga: regístrese, email gratis aquí, abra su email gratis, o similares. If you speak english, look for free email or register here. Una vez ubicado el letrero en mención, proceda a hacer click sobre él. No cometa el error de acercar su cara al referido letrero y decir “click”. No. Lo que debe hacer es colocar la flecha que es movida por el ratón (ese dispositivo que usted está sujetando con la mano derecha, unido o no por un cable al computador, alias ordenador personal o pc) sobre el letrero y apretar el botón izquierdo.

Paso número 3: Automáticamente se abre un formulario en el que usted debe colocar sus datos personales y dos muy importantes: el nombre que usted quiere darle a su cuenta de correo electrónico y una contraseña. No ponga como contraseña su fecha de cumpleaños, número de cédula ni número de celular ni nada de esas cosas. Es mejor si usted coloca el apellido de soltera de su abuela, o la fecha en la que a Bolívar le salió pelo en el pecho (si es que le salió), o algo por el estilo. La gente nunca espera que usted recuerde ese tipo de cosas.

Paso número 4: En caso de que todo haya salido bien, el sistema le dirá algo estilo “Enhorabuena, has completado tu proceso de registro”. If you speak English, the system will say something like “Congratulations, your registration is complete”. En caso contrario, usted probablemente tundra que volver a efectuar todo el proceso desde el inicio. Tal vez deba probar con otro alias, o desarrollar una personalidad paralela.

En síntesis, si después de estos pasos logra hacerse con una casilla de correo electrónico, mis parabienes. Ya está comenzando a dejar de ser un TI. En caso contrario, lo mejor es que haga los trámites para conseguir una casilla de apartado aéreo. Es menos complicado, y la gente sabrá a dónde mandarle cosas.

Comments

comments