Einstein y los corruptos

Einstein y los corruptos

Uno crece oyendo que se debe tener un comportamiento ético y, sin embargo,  vivimos todos en un sistema de mercado que tiene como único principio generar lucro sin importar nada más.

La ética es un artículo de lujo. ¿Cómo ser ético con hambre? ¿Cómo justificar ser pobre pero honrado?  Es una tarea difícil, mucho más cuando las cabezas de la sociedad, quienes conforman las elites, políticas, económicas, militares, mandan constantemente el mensaje contrario: hay que ser ricos y ladrones.

Lucrarse es una conducta que el mercado alienta, antes que políticos o militares ellos son también seres humanos, humanos de mercado: consumidores.

Las organizaciones de voluntarios, las organizaciones sin ánimo de lucro van en franca decadencia porque simplemente la gente que está en edad productiva, o sea entre ser estudiante y ser jubilado, no puede permitirse servir voluntariamente, es muy costoso.

Servir es visto por el mercado como una no ganancia. Debe ser por eso que hoy en día los servidores públicos que en teoría nos deberían servir a todos, roban por ley y solo se sirven a sí mismos.

Cuando quien debe vigilar que no se roben nada, sea policía, interventor, o auditor, prefiere el lucro personal al bien general se produce la falla del sistema. El mercado alienta a que la sal se corrompa, porque antes que policía o interventor lo que hay es un consumidor, no un ciudadano, no un Humano.

Constantemente hago parte de conversaciones donde gente aún en edad productiva, habla de lo mucho que le indigna la situación de completa corrupción, pero casi nunca caen en cuenta que la corrupción no es simplemente un comportamiento aislado, el sistema es en sí corrupto, está diseñado para que la corrupción sea el dispositivo que hace que el sistema se mueva y crezca usando el lucro como combustible.

Pocas personas les interesa lanzarse a la política, porque es sucia, es contaminada, es corrupta… es fruto del juego que nos han puesto a jugar, donde un problema cuya solución no genere lucro simplemente no se soluciona.

Un corrupto decía que la corrupción es inherente al ser humano. No. Yo creo que es inherente al ser humano que crece con los valores del mercado y no con valores de Humanidad.

Como especie nos acercamos a un punto de quiebre, las viejas formas, los viejos patrones de comportamiento están poco a poco cambiando, la gente lo siente, lo que hemos hecho hasta ahora no es suficiente.

Quienes no se lucren están destinados a ser excluidos, están destinados a sufrir y perecer. Necesitamos encontrar soluciones que premien la VIDA sobre el lucro. Pero por ahora con que se cumpliera con la ley en todo momento y lugar sería más que suficiente.

La definición de estupidez de Einstein es: Hacer lo mismo esperando resultados deferentes. El lucro no es lo importante, la VIDA es lo importante. Debemos hacer cosas nuevas si queremos resultados distintos.  De lo contrario al final será la humanidad toda la que sufrirá y padecerá.

Comments

comments