El reggaetón se parece a Kenny

El reggaetón se parece a Kenny

En este sancocho de géneros musicales que tenemos en Colombia, nos toca de apoco irnos acostumbrando a ritmos que en principio no nos gustaban. Para muchos, el vallenato era música “corroncha” que solo les sonaba a los camioneros, a los de las tiendas y a los costeños, y al final ya lo vemos como un género representativo en la cultura de nuestro país.

Y como el vallenato, hemos pasado por un sinfín de ritmos particulares que se han quedado en la memoria de algunos, pero que en realidad no han trascendido en el tiempo, pasando a un segundo plano dentro de la industria.  Pero el reggaetón ha sido como una cucaracha en la música, y no me lo tomen a mal, cuando digo cucaracha no hago un insulto, lo digo por la forma como se ha mantenido vivo, por encima de escándalos, letras controversiales, artistas particulares y voces de tonalidad especial. ¡Eso lo han querido sacar como sea! pero cual cucaracha se mantiene y trae más acompañantes, más exponentes del género, reproduciéndose como arroz.

Cuando entró este género en nuestra vida diaria, muchos creíamos que iba a ser fugaz, como la lambada. Luego creíamos algunos que el género evolucionaba, que tomaba nuevos aires, que por lo menos las letras se estaban convirtiendo en composiciones románticas a favor del amor y esas cosas,  ¡Pero qué va!, lo que pasa es que se estaban reagrupando, estaban dándose el tiempo de idiotizar mentes con su perreo malévolo, con el sandungueo de la muerte, pero más grave aún, con el choke, ¡el choke!.  Como diría la señora alegría en los Simpson “Que alguien piense en los niños…”, o bueno, eso de los niños es relativo porque más de uno en este momento debe estar preparando con quien va a chokar toda la noche del fin de semana.

Lo más curioso es está sociedad donde el significado de las cosas esta cambiado, es decir lo vemos en  los políticos que miran desde arriba el pueblo, sabiendo que no son más que trabajadores de la comunidad, y también se nota en a los que el reggaetón poco nos gusta y somos más bien Rockers, nos ven como los raros, sabiendo que géneros como el rock, existieron miles de años antes que saliera la “gasolina”.

Kenny el de South Park y el reggaetón son como uno solo; los dos queremos que se mueran, tienen papas viciosos y alcohólicos, pero renacen en el siguiente capítulo con mucha más fuerza dándonos de que hablar. En última el reggaetón es ese amigo indeseable que tenemos todos,  nos toca aguantarlo porque pues el Man no es tan mala gente, pero que muchas veces queremos mandarlo para la ñoña a ver que se siente, o por lo menos que se siente experimentar su vacío.

Comments

comments