Época de…

Época de…

Es habitual que durante estas fechas los jóvenes estudiantes de colegios y universidades, al igual que algunos profesionales se tomen un receso. Las tan esperadas vacaciones llegan y muchos no ven la hora de relajarse, salir de viaje y dejar de lado algunos compromisos. Es necesario para el ser humano descansar y tomarse una pausa entre sus actividades académicas o laborales, pero también es pertinente que el mismo comprenda el significado de este receso y más cuando es víspera de navidad.

No está mal recrearse, salir de fiesta, darse algunos gustos o realizar compras durante esta temporada, el hecho está, en que hay que saberlo hacer adecuada y moderadamente. Para muchos, diciembre y por ende la celebración de la navidad y año nuevo, se han convertido en una  estrategia comercial que solo busca generar y crear un consumo desenfrenado en las personas. Es gracias a esta mentalidad capitalista por parte del mercado, que el significado de la navidad se ha visto alterado y en gran medida desvalorizado.

La mayoría solo piensa en lo que va a dar o a recibir materialmente, piden regalos costosos y a su vez gastan sumas enormes de dinero en detalles que alguien quiere, pero que seguramente no necesita. Parece como si el sentido de esta importante celebración se hubiera perdido y que la prioridad fuera ahora decorar sin ninguna razón un extravagante árbol de navidad y llenarlo de obsequios.  Tenemos que recordar que la esencia de la navidad, no está en comprar o regalar cosas. Es importante ser detallista con los demás y compartir un poco de lo que tenemos, pero no solo materialmente, sino que también de manera espiritual y simbólica. Los pequeños gestos desinteresados que comprenden una buena intención y gran cariño, son los que más significan y perduran en la vida de una persona.

Es importante que nos tomemos un momento para pensar realmente lo que significa esta época para nosotros, tengamos igualmente presente que diciembre es también un mes de reflexión, meditación, y compromisos con uno mismo, un mes en el que Jesús nace de nuevo en nuestros corazones, en nuestros hogares y debemos estar preparados para recibirlo. Es tiempo para compartir con todos nuestros seres queridos, vivir las tradiciones de la navidad, comer natilla, buñuelo, manjar blanco, lechona; también para rezar la novena y cantar villancicos. Es también época para perdonar, soñar, culminar ciclos y crear nuevos proyectos para el año nuevo que se avecina.

Espero que todos vivan y disfruten estas fechas de la mejor manera en compañía de sus seres queridos, que la navidad traiga paz, amor, felicidad y salud a sus hogares y que este año que llega, este colmado de éxitos y buenos deseos.

Comments

comments