La evolución del trapo rojo

La evolución del trapo rojo

En 1948 cerca de la elección presidencial mataron a Jorge Eliecer Gaitán.  Han pasado algo más de 63 años ahora que escribo esto, y su crimen aún sigue impune. Supuestamente lo mató un tal Juan Roa Sierra, pero quién le dio la orden a Roa, sigue siendo a la fecha un misterio.

Tras la muerte de Gaitán sus seguidores completamente llenos de ira e impotencia, decidieron acabar con el régimen, tomarse el poder por la fuerza, solo tenían un problema, no había quien los
guiara.  Tras unos días de caos y bajo la supremacía del ejército sobre la policía, que se había unido a las masas enardecidas, se pudo volver a una tensa calma y a una institucionalidad formal.

Las ondas de estos acontecimientos en el tiempo, hoy nos siguen visitando.  En los días siguientes a la muerte de Gaitán muchos campesinos liberales se armaron, temiendo el ataque de las fuerzas conservadoras del gobierno. De ese germen nacieron las guerrillas liberales que luego evolucionarían para ser las FARC.

Igualmente, de esa época nace el germen de las milicias de los conservadores de ultraderecha,  cuya doctrina y ejemplo las harían evolucionar en cientos de grupos dedicados a hacer justicia por su propia mano, a reemplazar a las fuerzas del Estado o a trabajar para ellas sin las restricciones de la ley: Pájaros, M.A.S, los PEPES, las A.U.C, etc.

Todos estos gérmenes de violencia han evolucionado y se han aliado con otras fuerzas como el narcotráfico, las mutaciones de estas evoluciones son miles, y se siguen multiplicando y prosperando.

Pensando en todo esto me llama poderosamente la atención la evolución que han tenido los símbolos de estas fuerzas, en especial la evolución del trapo rojo.

En los 40´s y 50´s andar con un trapo rojo significaba ser liberal, probablemente gaitanista, y en todo caso ser el objetivo de los primeros paramilitares. El trapo rojo, en cierto sentido, simbolizaba libertad, rebeldía, valor, o un simple deseo de que las cosas fueran mejor para todos los hombres y mujeres por igual.

Hoy en día miles, tal vez cientos de miles, de colombianos viven del trapo rojo. No habló de los lagartos y de la burocracia del partido liberal, sino de todos los hombres y mujeres que viven de volear un trapo rojo en la calle: de vender una lavada de parabrisas en un semáforo, o de ayudar a parquear y “cuidar” un carro.

Se ha vuelto habitual para quienes manejan carro, dar monedas, o billetes de mil, paradójicamente, con la cara de Gaitán, a los pobres que “cuidan” algo que jamás podrán tener. Es normal pagar este impuesto de calle, esta micro lavada de conciencia.  Pero pocos preguntan  ¿por qué? ¿Por qué esta gente debe vivir de volear un trapo rojo y vender un espacio que se supone es de todos?

Con la muerte de Gaitán la nación colombiana perdió un siglo de evolución moral, y ganó un siglo de evolución de la injusticia, de la violencia y de la miseria, de la que el trapo rojo hoy es símbolo.

Comments

comments