Los patos tirándole a las escopetas

Los patos tirándole a las escopetas

Hace unos años mis compañeros me llevaron emocionados hacia una computadora para presentarme a la diva de las fronteras sureñas de nuestro país, una mujer que ya superaba los 60 años, vestida entre pieles de animal feroz pero tan risible y tan falta de la presencia que este animal desborda, cantando algo sobre un amanecer; aquel día quedo marcado en el lado menos serio de mi memoria ese nombre: “La Tigresa del Oriente”. Meses después las mismas personas que realizaron esa marca iban a darme la oportunidad de ver (¡me obligaron!) algo que en principio no tiene ninguna relación con la diva peruana, pero que han coincidido en ciertos aspectos…La saga de Crepúsculo.

A pesar de que a  muchos los insulte esta relación y dirán que como se me ocurre poner en el mismo nivel a estos dos espectáculos, hace unos días pude ver la relación entre  la Tigresa del Oriente y la tan famosa saga; “Un nuevo amanecer” es a la música lo que “Amanecer” es a las películas de vampiros y La tigresa del Oriente es a Lady Gaga lo que Crepúsculo y sus secuelas es a la mitología de  los vampiros y los hombres lobos. No es por nada personal, pero por más que me lo repitan e insistan una y otra vez, nada va a cambiar el hecho de que desde niño vi como los vampiros se quemaban al sol, se pulverizaban, la piel se les derretía, y si los herían o mataban no caían cubos de hielo, se desprendía piel muerta, por lo tanto más serio es el Conde Patula como vampiro que los que aparecen en esa película; Pero no solo los vampiros fueron los insultados, los licántropos también llevaron su parte y por más de que ahora en la cuarta película lo quieran arreglar cambiándoles el nombre a Metamorfos, ya que, ya lo dijeron, a mi no vengan con cuentos de que un hombre lobo camina en cuatro patas, eso sería una mascota, no un ser sobrenatural.

Lo peor de esto es que me deje convencer de que la gente que lo creía, era por qué no tenían un punto de comparación, pero no me digan que en Perú no conocen a Lady Gaga. Más creíble seria que los niñ@s que les gusto Crepúsculo no alcanzaron a conocer a los vampiros de verdad, los que vivieron en el de cine y pantallas de televisión antes de esta saga, pero es doloroso cuando por cosas raras de la vida nos reencontramos con personas con las que crecimos, que compartimos gustos y que ahora les han lavado el cerebro en un abrir y cerrar de ojos o mejor dicho en un Amanecer de 108 minutos.

Comments

comments