Contraste

Contraste

Julián Pastrana

Julián Pastrana

Qué gran contraste: el pasado domingo 27 de octubre un noticiero independiente hizo públicas unas grabaciones que pusieron en evidencia cómo un magistrado del Consejo Superior de la Judicatura presuntamente estaría negociando con un militar -envuelto en un caso de los llamados ‘falsos positivos’- el paso de su proceso de la justicia ordinaria a la justicia penal militar.

Un noticiero más comercial y reconocido no se podía quedar atrás y por ello días después sacó su propia chiva: la entrevista exclusiva con la fan de Justin Bieber, que fue invitada por el cantante a la tarima durante el pasado concierto que dio en Bogotá.

Es decir que mientras por un lado un noticiero independiente hace una grave denuncia que de comprobarse su veracidad revelaría el grado de corrupción enquistada en el seno de la justicia colombiana y la manera en que muchos miembros de la Fuerza Pública se valen de todo tipo de artimañas y gabelas para ser cobijados con el manto de la impunidad, un noticiero de un canal privado le dedica tiempo y espacio a las sandeces que pueda pensar una enajenada cuyo nivel intelectual queda en entredicho por el simple hecho de ser fan de uno de los cantantes más mediocres que ha dominado la escena musical en tiempos recientes.

¿A qué están jugando los directores de los noticieros de los canales privados? Mientras un noticiero de un canal público en decadencia hace graves denuncias que comprometen a pesos pesados del Estado, sin distinción, los canales privados optan siempre por el efectismo, por las noticias espectaculares, por informes periodísticos que no demanden mayores esfuerzos intelectuales: videos de los operativos que hace el Ejército y la Policía, videos de personas agarrándose a puño limpio en plena calle, informes sobre muertos, muertos y más muertos. Su descaro es tal que ya incluso han abierto el noticiero con una nota sobre un fantasma que se apareció en un parque.

Hay que pedirle a estos medios masivos de televisión que sean más responsables, que aprovechen el enorme capital representado en altos niveles de audiencia para hacer un periodismo más crítico con el poder y con la situación colombiana, menos dependiente de las fuentes oficiales, menos gobiernista, más centrado en los problemas medulares de la sociedad colombiana y no en los meros temas coyunturales o temas que resultan muy efectistas; un periodismo en el que se note que se invirtió tiempo, paciencia y sobre todo criterio.

Sin embargo puede que lo que mantenga la audiencia sea precisamente el periodismo fácil, impactante, morboso. Cuando uno lee una Revista como Semana descubre que las noticias más vistas son aquellas relacionadas con temas sexuales. Entonces también hay que pedirles a los ciudadanos que sean más exigentes y selectivos con la información que consumen.

Comments

comments