Deme media de seguridad por favor

Deme media de seguridad por favor

Atracos, robos, asesinatos, balazos, fletazos, mamonazos y raponazos. Menores de edad rondando las calles con cuchillos, peinillas, pácoras, puñaletas y muy aletas ellos, dándoselas de tropeludos y guapos. La ley luchando, ellos ganando, todos nosotros pagando.

Ya no se puede salir a la calle con calma, por todos lados se pierde. ¿Tenés un blackberry? Tené tu atracada con balazo. ¿No tenés un blackberry sino un celular barato? Tené tu zurra por chichipato que no compra cosas finas y caras. ¿Sacaste plata del cajero? Tené tu atracada por dar papaya.  ¿No tenés plata en los bolsillos ni cuenta en el banco? Tené tu levantón por pobretón sin cinco.

Ahora los atracadores –tan queridos ellos – se apiadan de la gente, dejan sacar las simcards de los celulares y los papeles de la billetera. Ahora los secuestradores y extorsionistas dejan pagar sus acciones en cómodas cuotas mensuales, que belleza, me conmueven a más no poder. Y los políticos corruptos que elegimos se siguen robando los fondos de la salud, de la educación, de los derechos fundamentales de los colombianos, y no pasa nada.

No hablemos del desempleo rampante que arrebata seguridad a los adultos, que forzosamente arrastra a las personas a jugar con las reglas del desespero, de la necesidad y del abuso de los empleadores, que terminan abrazando cualquier empleo en cualquier cosa – digna o indigna – por cualquier salario mínimo, que arrebata la seguridad de poder edificar un futuro digno en una sociedad digna para vivir dignamente.

Por eso, deme media de seguridad. Porque para la completa no alcanza, porque para un concho no aguanta, porque con media uno sabe que medio algo hace, más no todo lo que quiere. Por eso le repito, deme media de seguridad, no me importa si la marca es liberal, conservadora, pinuda,  verde, el todo es que haya algo, que la marca no importa, lo que importa es que sirva, pero que sirva de verdad.

Pero con nuestro actual panorama político, donde matan candidatos políticos como matando gallinas para un sancocho; donde los hampones de cuello blanco que en el pasado hicieron, deshicieron y robaron a manos llenas ahora se postulan de nuevo (olímpicamente) a ocupar cargos más altos; donde los desfalcos de las EPS  y los Nule se ven opacados por singulares situaciones como las vistas en la DIAN, la seguridad se vuelve cada vez más escasa. No se está seguro en ningún lugar, y la gente se ve acorralada en su propia casa. Acorralada por las deudas, por los problemas, por el desempleo, por una situación que en vez de espabilar a la gente la atonta, que la sume en un sopor narcótico, que no le permite reaccionar en forma.

Tristemente la única seguridad que le pueden dar a la gente es la seguridad de que se va a morir. Morir del tedio, del desespero, del hambre, del aburrimiento si es ciudadano correcto, pero si es hampón, de la dicha por los billetes sonsacados y los celulares atracados, de la risa con este sistema judicial tan “eficiente” que condena nomás al que no tiene billete y protege al que tiene con qué pagar. Y ante eso, no hay media de seguridad que alcance para defendernos. Qué negro panorama estamos enfrentando en la actualidad… ¿Alguna sugerencia,  mis queridos amigos?

Comments

comments