El clientelismo heredado

El clientelismo heredado

Pensaba escribir sobre la Piraquive y el emporio en el que feos, simpáticos y discapacitados caben una vez esté depositado el diezmo, pero, ah El tigre (y Santos visitándolo), y el informe del Uribismo, y un noticiero español que se muestra sorprendido porque en este país el telediario más visto, RCN, le dedica 40 minutos a la lesión de Radamel Falcao y tan solo diez a algo menos importante –o sea, más importante– como lo es el proceso de paz.

jair_villano

Jaír Villano

Yo también estaba un poco triste con la rotura de ligamento cruzado del tigre, por eso pensé en escribirle a Pékerman y decirle que a tigre lesionado, tigre cambiado y que, mal que bien, en Colombia todavía juega el Tigre Castillo; total: los dos son igual de peligrosos. Pero me puse de aburrido a mirar otras cosas y me encontré que en Hora 20 se discutía por la mermelada reeleccionista de Santos. Es que Ernesto Macías Tovar, candidato al Senado por el Centro Democrático, difundió un informe en el que se detalla la manera en que el presidente consigue tener contenta a la Unidad Nacional: un viejo truco uribista, que no se olvide: meter la mano en el erario.

Más de dos billones de pesos, dice el informe, con los cuales se hubiere podido ayudar a los más de 10 millones de colombianos que están en la pobreza. Una piñata en la que se encuentra de todo: desde los politiqueros de siempre: Juan Manuel Corzo,  Armando Benedetti, Roy Barreras, Aurelio Iragorri, José Darío Salazar; hasta personajes completamente desconocidos: Carlos Edward Osorio, de la U; Pedrito Pereira, por el Conservador; Jack Housni, por el Liberal; José Herrera, por Cambio Radical; Antonio José Correa, por el Pin. Una congregación de abejas sedientas por las mieles públicas.

El informe trata de ser imparcial, ¿olvida Macías Tovar la yidis Política y la Parapolítica?, y deja presente que en la repartición de dinero y puestos públicos también estaban parlamentarios otrora santistas, ora uribistas, es el caso de Juan Carlos Vélez, quien tuvo el descaro de decir que él sí utilizó el dinero para ayudar y que los demás no, y Liliana Rendón, la que decía que a veces las mujeres se buscan que los hombres las agredan.  Hágame el favor.

Habrá que tratar de ser democrático y escuchar la contraparte. Dirán, entonces, los parlamentarios que el dinero que recibieron es propio de los estados modernos en los cuales ellos, representantes de sus respectivas regiones, son el puente que permite establecer la conexión con el ejecutivo, pero si es así por qué el dinero no se ve reflejado en obras públicas. Es evidente que la plata se está quedando en pocas manos.

Como era de esperarse Santos adujo que se trataba una estrategia para hacer política, a mí se ocurre que  el que la hace la conoce, y los uribistas deben saber que esas caricias son más vetustas que la panela, es no más que recordemos los puestos que repartió Uribe al momento de conseguir votos para su reelección, lea la columna “El computador del Palacio”, escrita por Daniel Coronell, y constatará lo que digo.

Así las cosas, Santos es un buen epígono de Uribe, pero este es un mal agradecido: olvida que la fórmula clientelista se la heredó a él. Cree el ex presidente que la gente ignora su cinismo, por eso aplaude a todo áulico que denuncia irregularidades santistas y difunde informes que esclarecen las “prácticas corruptas”. Ah, qué justo, qué magnánimo.

Una caja de pandora resulta la denuncia: ¿de dónde extrajo la información Macías Tovar y por qué tiene acceso a ella? ¿Por qué los medios no hacen el alarde que si les merece el Balcón de Petro?

Difícil, pero se hace necesario aprender a discriminar entre la bondad de una propuesta y la bondad de quien la propone, no es una democracia seria la que pasa de agache semejante bomba.

Si le interesa le dejo el link del informe:

http://www.caracol.com.co/docs/20140123b820323023.pdf

Por: @VillanoJaír

http://eldisidente22.wordpress.com/

Comments

comments