EL HD es un HP

EL HD es un HP

Mi televisor es un Panasonic de 39 pulgadas modelo 1999 y lamentablemente está sacando la mano; Por lo cual, antes de que me abandone decidí ir a un almacén y ver qué tal están los nuevos ejemplares, sus precios, marcas etc. Llegué entonces a una de esas tiendas donde cada centímetro de pared está forrado por algún aparato tipo Plasma, LCD, LED… creo que hay otras referencias, pero si cada seis meses va a salir una más nueva y mejor que la anterior, pues prefiero no aprendérmelas todas. No puedo decir que los precios están malos o altos, porque gracias a la sobre oferta de marcas y tecnologías, a los más viejitos les toca entregarse a los compradores por muchos menos pesos y la verdad eso nos conviene a todos. 

Empecé a caminar por el lugar despacio, mirando con atención cada una de las opciones, y paso a paso me fui amañando a lo que veía… Esos colores, esas texturas tan cercanas, el sonido envolvente, los animales como más vivos, la gente como más guapa, los días más resplandecientes, las noches más profundas… Mi antojo estaba disparado por un televisor de alta definición, sin embargo no lo iba a comprar en ese momento, esa visita era como una avanzada presupuestal para medir precios y enterarme de cuánto sería el “gastico” por la muerte de mi viejo TV. 

Salí de la tienda y entré en malestar; miré al cielo, miré a las personas, miré todo lo que había alrededor… todo era tan… ¡feo!… y me preocupé, había caído en una decepción que no entendía del todo bien; seguí caminando, me seguía sintiendo incómodo con el mundo; llegué a mi casa, prendí mi viejo y moribundo televisor, y en ese instante pensé: ¡MIERDA! la vida es más bonita en HD. 

Tengo ganas de echarle la culpa (o la madre) a alguien por esto, ¿cómo va a ser posible que nuestro mundo real se vea opaco, aburrido y plano al lado de un televisor HD? , casi que se nos están cagando la estadía en la tierra por culpa del “high definition” y créanme que no es para menos, la vida se ve muy linda y divertida enmarcada en pulgadas y entre más sean, pues mucho mejor. 

En este punto es cuando la crisis se me alborota y no sé qué pensar… ¿será una casualidad o un hecho premeditado? o será que nosotros (humanidad insatisfecha) hemos presionado tanto los límites de la tecnología que dentro de poco ya nada de lo podamos vivir en esta matriz nos va a complacer…

Antes de sentirme miserable con lo feo que se ve el mundo sin HD, prefiero dejar de ver televisión; antes de amañarme a los emoticones y sus estados de ánimo, prefiero un abrazo de oso, una lágrima salada o una carcajada desmesurada; antes de graduarme en sexo virtual, prefiero tocar sus nalgas, sus llanticas y su pelo.

No voy a cambiar mi viejo TV por uno HD. Si se daña, ese día tendré más excusas para leer, cocinar y entrepiernar.

Comments

comments