La teoría del todo: una fuerza interna que nos sujeta a la vida

La teoría del todo: una fuerza interna que nos sujeta a la vida

la Teoría-del-Todo

Por Pavel Salazar
@PavelStev

La intelectualidad del amor,  la perseverancia del genio, la derrota del hombre enfermo. La teoría del todo.  Stephen Hawking deja entre ver el espíritu sensible de un hombre entregado a la ciencia, un genio incomprensible que cruza lazos y sentimientos con Jane, la mujer que lo acompañará por la etapa más difícil de su vida.

Stephen es un astrofísico que busca entender el principio del Universo, en su juventud se presenta como un personaje ensimismado y supremamente perspicaz. La naturaleza de su familia, el conocimiento y las exigencias académicas de su padre lo transforman en un intelectual que se siente cautivado por la búsqueda del origen del universo, proyecto que lo llevará a adentrarse en el estudio de la física y la astronomía durante toda su vida.

En esta fenomenal película podemos ver a tres tipos de hombre: el científico terco, decidido y perfeccionista. Pero más allá de él, también está el hombre amoroso, entregado a su esposa e hijos, y quien a pesar de su enfermedad nunca deja de lado la educación de ellos. Por último está el Stephen enfermo, que al transcurrir de los días va perdiendo movimientos, gestos, y es espectador principal de como su cuerpo empieza a perder su naturaleza su vida.

El temple y carácter de Hawking y la fuerza de Jane son el conjunto de cosas que fortalecen la confianza en una relación de dos seres intelectuales, pues recordemos que Jean es una literata conocedora de todas las pasiones humanas y científicas de Stephen.  La película tomara un giro cuando Stephen llega a la fama a través de su teoría del todo y veremos cómo esto provoca el distanciamiento de su familia, esposa y la aparición de una nueva mujer en su vida. Por su parte Jean también sufrirá su propia guerra sentimental para lograr soportar los pequeños golpes que cada día se acentúan más en la salud de su esposo.

La historia de Stephen es de esas que te hacen sentir débil, ya que ves en el otro un talante y aguante tan grande, que parece que pudieras entender que hay personas que nacen con un escudo contra todo lo que intente tocar sus ideales y objetivos.

El Doctor Hawking es una muestra clara de que existe la intelectualidad pura, la intelectualidad del amor. Y más allá del raciocinio y el asunto de la salud, todos tenemos una fuerza interna que nos sujeta a la vida y quizá ese es el verdadero origen del todo…

Comments

comments