Los hombres también sufrimos en la cama

Los hombres también sufrimos en la cama

Los hombres también sufrimos en la cama

Por Sebastián Paris
@Lenfert

Desde hace miles de años se victimiza a la mujer en temas sexuales justificando que se han convertido en objeto sexual de los pervertidos hombres. Otras mujeres más extremistas incluso argumentan que nuestra prioridad es esa, vivir del sexo.

No obstante, según un estudio publicado por una de la fuente más “fehacientes” de los medios colombianos, como los es ‘Terra’; las mujeres en realidad piensan más en sexo que nosotros los hombres con un total de 3 horas. Además de eso, son ellas quienes pueden acabar con nuestra reputación entre su círculo de amistades. Comentarios bastante preciosos sobre nuestra anatomía o sinérgicos movimientos son temas de interés general para otras chicas. Eso también lo dice un estudio de una universidad gringa que no recuerdo.

Hay en cambio otras suposiciones en internet que dicen que la presión del sexo para las mujeres radica principalmente en lo sentimental, pero no suponen lo mismo para nosotros los hombres sí, algunos también tenemos sentimientos, además de la constante social que nos obliga a ser amantes perfectos para que nuestra enamorada permanezca a nuestro lado y no le dé por ‘experimentar’ con otros. Ya que la insatisfacción sexual es la principal causa de las infidelidades.

Entre tanto, somos constantemente perseguidos por nuestro tamaño del pene. De hecho, es uno de los temores más grandes que tenemos:

¿Será suficiente?
¿Alcanza con esto?
¿Será mucho para ella?…

Y aunque digan lo que digan sobre la importancia de saber moverse antes que la medida de nuestro inseparable amigo, ese siempre será un tema de morbo para otros que puede perjudicar la reputación de un hombre.

Ahora bien, dejando de lado los prejuicios directos hecho por terceros, está la propia biología y física de nosotros como hombres en temas sexuales. La mujer no se preocupa por el orgasmo, de hecho es nuestra obligación hacer que ella toqué el clímax, porque es en ese momento que se nos considerará, buenos amantes. Ella no debe angustiarse por tener medido el tiempo exacto, no hay que ser muy demorado porque se aburren, se distraen o se lastiman, ni muy rápido, porque entonces no ha valido la pena.

Las mujeres en realidad tienen todo el sexo bajo control, mientras nosotros maldita sea, tenemos que estar preocupándonos porque se nos pare, por rendir, por complacer, por alargar la previa, por hacerlo con amor o con desafío. Debemos entender maldita sea, cuando hay que hacerlo con ternura y en qué momento cambiar el roll para hacerlo como si no nos importara su integridad física.

Aunque seamos animales de instintos superficiales y estemos constantemente sometidos por nuestro placer, nunca llegamos a la cama de una mujer si ella no ha pensado antes en darnos esa oportunidad. En realidad ella nos ha elegido antes que nosotros la podamos elegir a ella.

Es así como los hombres a diario sufrimos en la cama porque la mujer es la que se lo come a uno. Esa amiguitos, es la pura verdad.

Comments

comments