Me importa mucho lo que piensen de mí

Me importa mucho lo que piensen de mí

piensnedemi

Por Carlos Reyes
@recarlos94

“No me importa lo que los demás piensen de mí” es quizá una de las frases más cliché, y en los últimos años, por su mala interpretación, irreverente. Y es que muchos deciden cobijarse con estas diez palabras,  usándolas como una clase de escudo que los protege, defiende y excusa de cualquier cosa negativa o poco agradable que los demás piensen de ellos, aun sin aceptar que en el fondo los afecta.

Solemos mirar casi con admiración a las personas lo suficientemente “valientes” para vivir la vida a su manera, por tener el valor de pararse y enfrentarse a las adversidades. No puedo negar que eso suena casi heroico, pero si tan solo fueran honestos con sí mismos, aceptarían que la vida se mueve de acuerdo a lo que los demás piensen de nosotros.

Mirémoslo de la siguiente manera. Todos hacemos parte de algún tipo de grupo dentro de la sociedad, así que gran parte de nuestra vida depende de los demás y de las impresiones que ellos y ellas tengan sobre nosotros o si no ¿de qué otra forma hacemos amigos, nos enamoramos o conseguimos trabajo?  Sólo por nombrar algunas de las actividades naturales del ser humano que dependen de “caerle bien o agradarle a alguien”.

Para ser más textual, el no importarnos nada lo que piensen los demás, nos haría seres asociales que sólo viven por lo que cada uno considera es lo correcto, alienándonos unos de otros, que en últimas nos convertiría en seres fastidiosos y ego centristas. Para resumirlo mejor, una basura de ser humano.

Quizá suene muy duro pero creo fielmente en que debemos defender quién somos y en qué creemos pero aceptando que aquello que los demás piensan de nosotros, afecta nuestra vida.

Es importante, lo queramos o no, agradarle a las personas para poder desarrollar nuestro ser, claro está que eso no quiere decir que debemos ser falsos y tratar de caerle bien a todos, es sólo que la vida se basa de impresiones y no debemos ser ajenos a eso, porque por más bonito que suene decir que no nos importa, más que una gran mentira, es también una muestra de debilidad y cobardía. Me importa lo que piensen de mí, eso no cambia quién soy, ni cómo decido vivir.

Comments

comments