Mujeres machistas

Mujeres machistas

imageEstando en el tercer año, de la segunda década, del tercer milenio, yo no puedo creer que todavía haya mujeres que condicionen el hecho de salir con un hombre, o no, basándose en si éste paga, o no, la cuenta. Hace unos días, en una de esas conversaciones triviales, le oí decir a una recién conocida lo siguiente: Si yo salgo con un tipo y él no paga la cuenta en las tres primeras citas, yo no vuelvo a salir con él.

Para empezar a desarrollar mi punto quiero aclarar una cosa, y es que acá vamos a hablar de mentalidad, no de plata; porque de hecho me imagino que a esta señorita no le interesa si uno se gana el mínimo; supongo que lo importante será que pague. Vamos a hablar de mentalidad porque así como existe el reconocido “pobre pero honrado”, también hay ladrones de cuello blanco, y bien dicen las abuelas que la clase no está en la plata sino en la crianza y claramente a esta señorita la criaron machista.

Creo que alrededor de este tema tengo más preguntas que respuestas, porque sinceramente me da muchísima curiosidad saber qué es lo que pretende una mujer con ese tipo de condiciones tan estrictas. Yo pensé que las mujeres llevaban años luchando por construir una sociedad igualitaria, donde todos tengamos acceso a las mismas oportunidades (como ha de haber sido siempre)… ¡pero NO! resulta que hay unas que quieren ganar más que nosotros, ser nuestras jefes y para rematar que las sigamos manteniendo ¿De eso se trataba la revolución femenina?

Volvamos al tema de la cita; a esas primeras salidas entre dos personas. El objetivo de una cita es conocerse. Ambas personas ya pasaron por el escaner donde se filtra lo que a uno le parece físicamente atractivo y lo que no; si hay cita es porque hay gusto. En la cita usted trata de identificar a la persona y darse cuenta si eso es puro empaque y pre-producción, o si el productor en realidad  es bueno.

La cita se trata de convencernos mutuamente, no de que nosotros los hombres hagamos maromas y peripecias para que ustedes nos permitan gastar nuestra plata en lo que se les antoje. Lamento informarle a las mujeres que uno no sale con ustedes para rogarles que estén con uno; nosotros también las estamos analizando para saber si valen la pena. De hecho, ya entendimos que si solo queremos “cama” no hay que invitarlas a cenar, simplemente hay que informales que hacen parte del menú.

Algunas inquietudes para ir concluyendo… ¿Qué pasa si te mueres por salir con ese tipo? ¿Lo vas a desechar solo porque no pagó la cuenta?. Y si por el contrario no te gusta tanto pero sí pagó la cuenta… ¿Ahí qué pasa?… Sospecho que sea cual sea la respuesta a esas preguntas me van a sonar feo.

Reitero, salir a conocer gente es asunto de mercadeo bilateral y la niña que me salga con esa estrategia de trepadora/vividora sencillamente no me convence. A estas alturas de la civilización es hora de replantear esa mentalidad si quieren conseguir un tipo decente que las valore como individuo y no como trofeo. Si insisten en el machismo medieval el mercado del traqueto es bastante amplio, pero eso es a otro precio.

 

 

Comments

comments