Natalia París tiene razón

Natalia París tiene razón

natalia-paris-tiene-razon

 Eso no tiene ciencia

Hace varias semanas la señora Natalia Paris hizo un vídeo en defensa de todas las críticas que se le estaban haciendo por su nuevo trabajo como DJ. Al parecer, a las personas no las convence su talento para mezclar. Sin embargo, en dicho vídeo toca un asunto, de verdad importante, que ha ofendido a muchos “expertos” cuando declara que cualquier persona puede hacer música. Y tiene razón, cualquier persona puede hacer música. Aunque le ofenda y le duela.

Generalmente las personas que hacen música (o saben mucho de música) son las más ofendidas, y las que afirman todo lo contrario. No cualquiera puede hacer música, y no pueden estar más equivocados, sólo hay que ver a Wendy Sulca o escuchar a la Tigresa del Norte. No vayamos tan lejos, aquí mismo en nuestra tierrita están los reggaetoneros ajustados por el ‘autotún’. ¿Y si eso no es cualquier cosa, qué es?

Cualquiera puede hacer música, lo han demostrado un montón de gente con vídeos tontos en Youtube, o los que han participado en los realities manipulados de nuestro país (sí, también pasa en otros países). Además están aquellos que hacen tours con quinceañeras a San Andrés y tocan en “cruceros” que son más bien barquitos de estancos, “haciendo música”.

Además de eso, no vayamos al compositor innato de letras sexuales, de ‘malianteo’ o de romanticismo empedernido, sino más bien, al DJ que toca en las fiestas de discoteca, que es propiamente lo que hace Natalia París. Existen cursos para eso, cualquiera que gane una beca, pida un préstamo o tenga el dinero para asistir a las clases, podría aprender a mezclar. Por tanto, la única incapacidad para hacerlo sería física (que no posea sus extremidades), mental (que no pueda comunicarse) o psiquiátrica (qué esté encerrado en un manicomio, y eso que hay algunos locos muy artísticos), que le impida tener contacto con la consola o las melodías. Pensar que no cualquier persona puede hacer música, no sólo es absurdo, egoísta, y estúpido, sino además, discriminatorio. Es decirle a la gente que tiene el sueño de ser artista, que la música es tan selectiva y elitista que sólo algunos pueden llegar a ella.

Más bien, el asunto y el argumento debería ser: cualquier puede hacer música, pero no todos llegan a ser un éxito. Porque a partir de ello existen otros factores, como el gusto de la gente que te escucha, o la disciplina para mejorar dicho arte. He allí entonces, la diferencia entre los músicos, el tipo de música, y los “artistas” urbanos que se suben a los buses. Claramente sin dejar de lado a los idiotas que piensan que su destino fue tomar un mezclador y hacer fiestas en discotecas o emisoras de radio.

Ahora bien, lo indefendible del vídeo de Natalia París, es su pésima forma de hablar, usar conectores, o hacer que sus argumentos coexistan entre ellos. Pero eso ya debe ser algún problema de atención cuando le enseñaron a elaborar ensayos.

@Lenfert

Por Sebastian Paris

Comments

comments