Neutralidad en internet: igual navegación en la Matrix para todos

Neutralidad en internet: igual navegación en la Matrix para todos

Neutralidad en internet

Por Esteban G. Ardila
@EstebanGArdila

Estoy seguro que tanto Smith como el Sr. Anderson coincidirían en esto.

En los últimos días, una de las discusiones más interesantes para nosotros, los de la generación Nintendo así como las que llegan, se está dando en Estados Unidos y próximamente se dará en nuestro país si el Divino Niño lo permite y a nuestros honorables “padres de la patria” se les antoja trabajar en las sesiones extraordinarias en las que se encuentran: La neutralidad de internet, ¿en qué consiste? Sencillo, el concepto básico radica en que se debe garantizar la misma velocidad de acceso para todos los diferentes contenidos disponibles en la red sin importar la compañía que los realice, publique o promocione en el ciberespacio.

Así, tanto quien necesita amenizar esas noches solitarias con Esperanza Gómez o Dayana como quien está obsesionado con subir el nivel de Thresh; aquel que desee realizar una maratón de El Clavo TV en YouTube (publicidad no pagada) o quien necesita encontrar artículos en Academia.edu o JStore para mejorar el trabajo para esa desagradable clase a las 7 AM, tienen derecho a poder entrar y disfrutar de dichos contenidos con la misma velocidad que los demás.

Su opuesto es una red en la que los ISP (Internet Service Provider por sus siglas en inglés) pueden ofrecer prioridad a los contenidos de las compañías creadoras o distribuidoras de los mismos (contenidos que sí, incluirían las sesiones de Dayanita) con el objetivo de que la navegación en éstos sea más rápida. Supongan que, RCN le pagara a UNE, Movistar, Claro y demás compañías para que se pueda acceder a la señal en vivo de su página web con mayor velocidad, favoreciendo su streaming, cosa de que sea más fácil ver las bellas crónicas del jet-set de la Negra Candela que las películas de En Cine Nos vemos en Señal Colombia, por ejemplo.

En Estados Unidos, gracias a la presión de geeks, noveleros, gamers, fans de Sasha que aún lloran su retiro, adictos a Netflix y muchos otros sectores de la población, la FCC (el equivalente de la Comisión de Regulación de Comunicaciones colombiana) se bajó del bus en el que viajaba con sobresaltos, dio un giro de 180 grados y se encamina ahora a clasificar a internet como una utilidad que necesita ser regulada de manera más estricta de lo que se encuentra con las normas actuales. ¿Ese es el camino que debe seguirse? Tal vez no; pero es un progreso.

En Colombia, un país en desarrollo (aunque a veces vamos hacia atrás) con una sociedad donde el acceso al conocimiento se ha ido diversificando gracias a una mayor conectividad a internet y al apropiamiento de la tecnología que no consiste en regalar tabletas a diestra y siniestra como creen en el MinTIC— es crucial que el acceso equitativo a los diferentes contenidos que consume una sociedad tan diversa como la nuestra se mantenga como está, es decir, con igual velocidad de acceso para todos.

Esa discusión debe empezar aquí en los próximos días, cuando se discuta el nuevo Plan de Desarrollo que en su Art. 200 elimina una norma del anterior plan que garantizaba la neutralidad en Colombia. Si no ocurre así, igual ya es hora de iniciar el debate al respecto ¿no?

Comments

comments