Ninfomaníacos volumen 1, Una Mirada más allá del Sexo

Ninfomaníacos volumen 1, Una Mirada más allá del Sexo

NINFOMANIACA-WB

juandavid

Juan David Garzón

Cuando entras a cine a ver una película que genera tanta controversia con solo un fragmento de su contenido, de alguna u otra manera, vas predispuesto. Mucho más en una sala con un aforo sorprendente para ser un lunes y haber tenido varias presentaciones en pantalla en el mismo cine.  Ninfomaníacos en potencia, curiosos de todo tipo, amantes de Lars Von Trier (no los vi),  hasta conocedores del cine erótico -que tampoco los vi, y si fueron, se estrellaron contra la pared- todos esperando que la pantalla se luciera con desdobles de cuerpos entrelazados en una historia atrayente.  A continuación hago un aviso de Spoiler: si no la ha visto puede parar aquí y leerme luego; pero de igual manera, quiero recomendarle que del 100% del sexo que se imagina observar, disminuya un 80% y la entenderá mejor.

Desde que inició la película se notó un silencio con matiz risueño en la sala. Un minuto de la pantalla en negro, después de los tediosos previos promocionales, hizo que la multitud ninfómana se impacientara. Un Blackout intencional no era precisamente lo que ellos venían a ver; yo tampoco.

Desde el minuto uno Lars Von Trier deja bien claro qué era lo que quería mostrar de su producto. La trama se basa en el descargo de una mujer que en un intento de vaciar su alma para sentirse mejor, cuenta la historia de su pasado lleno de placeres; que en este punto, son bastante culposos y la enfrentan a su realidad de manera un tanto filosófica.  La forma del señor Von Trier para llevar la trama, evoca un poco la manera que Tarantino ha usado en películas como Four Rooms o Kill Bill, con ese ligero aire altivo de broma en situaciones intensas.

Tal vez y muy al contrario de lo que piensa antes de verla, el show se lo roba -para mí- Uma Thurman en una participación corta pero con una montaña rusa emocional, que en principio, la muestran como una esposa abnegada a su profundo amor y termina evidenciando a una mujer vengativa (con razones de sobra) a tiempo completo.

La película es entretenida, pero lo que pasaba mientras veían la pantalla resultó aún más entretenido para mí. Desde los que disimulaban su “espanto” con palabras fuertes, fingiendo la contundencia de los que se dicen tener “mente” abierta; pasando por los que editorializan fragmento por fragmento lo que va pasando; hasta los de las risas en situaciones no tan graciosas, pero que claro, era una reacción obligada para aparentar que no estaban pensando en lo que estaban pensando.

Salir del cine con la sensación que te faltaban todavía unas escenas más de la cinta para que la trama realmente se desenvolviera, no es lo mejor; pero sabiendo que es un volumen de otros que vendrán, digamos que justifica aquel vacío.

Ah, dos cosas curiosas que vi pero que quizá fueron efecto del azar: terminada la película, NUNCA en mi vida había visto tal velocidad de la gente para desocupar una sala, habrá sido vergüenza o afuera regalaron algo de lo cual yo no alcancé a recibir. Lo otro fueron las caras de las personas (visitantes y algunos trabajadores del cine) al ver a los que salían de ese lugar donde el cartel tenía una mujer con cara de tener orgasmo… ¡degenerados!

Comments

comments