¡No más política!

¡No más política!

no más politica art

Por Carlos Reyes
@recarlos94

No es secreto que pasamos una gran cantidad de horas frente a una pantalla, ya sea la de nuestro celular, la de un televisor o la del computador, nos exponemos diariamente a lo que el mundo virtual tiene para ofrecernos, en su mayoría entretenimiento y diversión.

Para muchos que crecimos en la era de internet, estamos acostumbrados a las noticias de instante, lo que sea relevante en los medios de comunicación y que de momento esté en boca de todos,  aquello que llamamos tendencia.

Lo que parecemos ignorar, es que en medio de todo el entretenimiento al que tenemos acceso, en el caso de nuestro país, hay un tema que genera la atención mediática todos los días, y es la política, principalmente, los escándalos políticos. En Colombia se realizan procesos, investigaciones o descubrimientos a diario acerca de la deplorable conducta de “nuestros representantes”, en lo que parece una lucha por descifrar quién roba más o quién es más torcido.

No obstante,  ante todo esto, nosotros, el público, el pueblo, o como nos queramos llamar, observamos, criticamos, opinamos y algunos hasta amenazan a todo aquel que esté en desacuerdo con ellos. Si bien es necesario estar actualizados de lo que pasa a nuestro alrededor y participar en las decisiones que se toman en nuestra sociedad, no analizamos lo peligroso que es para nosotros como seres humanos, invertir tanto tiempo y esfuerzo en algo que ya estamos acostumbrados a ver.

Según un estudio estadístico realizado por Mary Meeker sobre las tendencias en Internet, Colombia ocupa uno de los primeros lugares entre los países que más tiempo pasa frente a la pantalla de un computador, y si a esto le sumamos el tiempo que pasamos frente a un televisor, más el tiempo que cada uno le dedica a su celular, se podría decir que nuestro nivel de consumo es excesivo.

Así que el nivel de estrés al que nos sometemos, va más allá de nuestros problemas personales, al combinarse con los constantes problemas nacionales. Personalmente crecí bajo el precepto “todos los políticos son ladrones”, lo que automáticamente me generó una opinión. Como muchos, hago parte de una generación político-participativa y por más desagrado que me causan las payasadas de muchos políticos, llegó el tiempo, al menos para mí, de tratar de vivir un poco más y decir ¡NO MÁS POLÍTICA! Hasta que salga a la luz pública, un escándalo de Uribe.

Comments

comments