Sobre el amor…

Sobre el amor…

sebastián parís ya

No hay nada más desesperante que el supuesto amor, nada tan  mágico como creer que estamos enamorados. No hay nada más deprimente que perder de vista a quien anhelamos; ni nada tan  excitante como un beso en la boca de quién amamos.

Todas esas experiencias terrenales que tenemos del amor, que se resumen en egoísmo y posesión, no son más que ideas que genera nuestra propia mente de las cosas. El amor no es igual a felicidad ni a la tristeza. Es la experiencia donde olvidaste tu propio bienestar por pensar en alguien más.

El error del amor es crear contratos: justificar relaciones y hacerse promesas a futuro. Pensar que el sexo no es lo más importante, y sobre todo, creer que el amor correspondido te da derecho a legislar sobre el otro como una propiedad. El amor no te abandona, vives con él en penumbra y olvido. Quien nos abandona es la persona que una vez nos hizo sentir enamorados.

Quiero expresar que una vez me enamoré, que probablemente lo esté todavía. La vida me enseñó lo que debo saber. Dos situaciones pueden indicarnos a quién amamos: primero, cuando estamos a punto de morir y retrospectivamente analizamos quién fue la persona de nuestras vidas; y segundo, cuando escuchamos al oído la voz de esa persona a quien queremos.

Las personas suelen mentirse, piensan que el amor es uno solo: repugnante, malvado, indeseable. Que sería imposible amar a más de un hombre o una mujer al mismo tiempo. Y sí, es verdad. Es imposible. El amor no es el mismo, es diferente dependiendo de cada relación. El amor no es egoísta, no es indiferente, no es frío, tampoco cálido. Es una experiencia de vida que nos hace llorar,  a veces sonreír y en ocasiones escribir…

Comments

comments