Paranormal

Paranormal

Juanma RodríguezMuchas veces cuando no sé exactamente qué significa una palabra acudo a los eruditos de la RAE para que despejen mis dudas.  En esta ocasión busqué la palabra “paranormal”,  resultó que no estaba del todo perdido en lo que a su significado respecta. Sin embargo, tiendo a separar la palabra: pienso que alguien se llama “Normal” y que algo (vaya usted a saber qué cosa) es “Para”.

Esta palabra hace referencia a “los fenómenos científicamente inexplicables estudiados por la parapsicología”. Estoy seguro que en el mundo existen miles de eventos para los cuales no tenemos explicación.  Al no tener ningún tipo de conocimiento sobre los mismos, les achacamos el  término “paranormal” como si nada, y es que en medio de todo la palabra es elegante,  da un cierto toque intelectual, efímero y falso. No quiero entrar a discutir si existen fenómenos paranormales sobre la faz de la tierra, o si está bien o mal creer en los mismos, pues como dicen por ahí “cada loco con su tema”.

Este sábado después de acostarme,  fiel a mi ritual de prender el televisor y cambiar de canales por un rato, sintonicé  una cadena nacional.  Como era de madrugada, lo más probable es que a esas horas uno se encuentre con programas donde la gente llama para concursar  y ganar plata o para que le adivinen el futuro.

Pues bien, el programa que observé en ese momento presentaba el siguiente formato: dos  presentadoras recibiendo llamadas de los televidentes, una era la conductora del programa; mientras que  la otra era la médium, vidente, adivinadora.   Lo que me resulta difícil llegar a creer es  ¿Cómo carajos hace la médium para leerle las cartas a alguien que no está viendo, a alguien que realiza una llamada telefónica? Siempre he pensado que si todos esos temas “paranormales” han de ser ciertos, todas las transacciones comerciales de los mismos deberían ser cara a cara, porque a larga distancia me parecen, aún más, un embauque.

En medio de mí disertación, decidí terminar de ver la llamada de esta persona.  La médium después de preguntarle el nombre, y otro par de cosas le dijo algo como “Bueno ahora cuéntanos cuál es el motivo de tu llamada”. La señora que llamó quería averiguar por un posible trabajo, de acuerdo a una entrevista que había presentado unas semanas atrás.

La vidente, después de lanzar sus cartas y moverlas magistralmente sobre una mesa, le dijo: “Ese trabajo ya no se lo van a dar a usted, es más, es probable que otra persona ya lo haya ocupado, lo siento mucho”.  Este pedazo de la conversación me llamó mucho la atención, pues nunca había visto que un personaje de estos diera un mensaje tan contundente, sin ni siquiera una pizca de esperanza o una frase borrosa susceptible de cualquier interpretación, de esas que los suelen caracterizar.

En resumidas cuentas creo que lo que esperamos de un evento “paranormal” sea cual sea la forma de experimentarlo, es que nos permita entender parte de nuestras vidas, que a veces se tornan tan complicadas y extrañas. Me niego rotundamente a creer en eso de las lecturas del futuro a través de una llamada telefónica.

Comments

comments