¿Por qué nos tomamos fotos íntimas?

¿Por qué nos tomamos fotos íntimas?

por-que-nos-tomamos-fotos-intimas

Últimamente estamos siendo invadidos de fotos de celebridades desnudas. Primero Jennifer Lawrence, y vaya que era una chica en llamas, como también Ariana Grande, Kate Upton, Jennifer Lopez, Avrile Lavigne, entre muchas más… Pero, por qué tomarse estás fotos…

Lo qué dice la ciencia:

Es sin duda un asunto especial en la modernidad. Mucho más frecuente gracias al acceso que tenemos diariamente a la tecnología. Convivimos con ella. La ciencia sin embargo explica que aquello puede ser una forma de reconocimiento. Empezaremos explicando que las “selfies” son una condición de narcisismo por excelencia y un ataque de obsesión y compulsión por algo netamente superficial. La aprobación social, y el falso pensamiento que tenemos de los demás, al creer que quieren saber cómo nos vemos. Allí nace nuestra condición de tomarnos fotos en cualquier parte que nos parezca interesante, de nosotros mismos en muchas condiciones diferentes, y sobre todo, pelando el cobre literalmente…

Dice además la ciencia, que aquel formato de foto, demuestra lo mismo que estar viéndose al espejo. Es una foto que se toma usted, para usted, donde esperas que los demás te reconozcan con algún comentario, like, retweet, o cualquier cosa…

¿Pero por qué tomarse fotos desnudo? Bueno, yo diría “porque nos da la gana”, sin embargo la ciencia cree que es por un asunto de autoestima, autorrealización, que se convierte en ego, y en formas de interactuar de la modernidad donde los chats, se convierten en parte de nuestra experiencia sexual con el otro.

Lo qué dice el Mercado:

Existía por allá en los primeros años del dos mil, una mujer que había heredado una fortuna. Ella sin embargo no era nadie aún, aunque su nombre lo conocieran los periodistas de las revistas de economía. Esa mujer, después de que se filtrara el video porno con su novio, llegó a la fama, y no sólo eso, pudo convertirse en una marca. Es así como nació en realidad Paris Hilton, gracias a su novio que la hizo retorcer de placer mientras en la pubertad algunos como yo, se deleitaban de su insípido cuerpo.

El mercado nos dice, que aquellas celebridades se posicionan e incluso quienes no lo son llegan a ser famosos. Es así como funciona el morbo y el amarillismo, las fotos desnuda puede darle dinero. Mucho dinero… Piénselo.

Lo que dice una persona del común:

Es una nueva forma de interactuar. Las fotos íntimas se convierten en herramientas para seducir, para atraer, para concretar deseos carnales que se proyectan en la imaginación mientras lo ves a través de un móvil. Muchas personas moralmente correctas dirían que está mal. Y en realidad puede que no sea tan malo después de todo. Nos encanta correr riesgos, medir la confianza, confiar en el otro, y sobre todo, gustarles a otras personas. Sentir que somos atractivos, que en realidad piensen que valen la pena vernos, probarnos, fantasearnos. Es un maldito capricho mental donde le corroboramos a la ciencia que más que complacencia es ganas de hacernos ver. De sentirnos las personas más calientes del mundo. Sí, en realidad somos unos idiotas.

Ahora bien, la confianza se rompe, las personas fingen, y somos jodidamente superficiales. Es eso, lo que hace que se corran riesgos al trascender de nosotros mismos, compartiendo esa intimidad. Ese asunto tan personal. Cualquiera podría abochornarnos.

Lo irónico de este mundo de las nuevas tecnologías y el sexo. Es que es un asunto totalmente machista. No corren en el internet más que fotos de mujeres desnudas. Tal vez no hay muchas mujeres hackers interesadas en celebridades hombres. Aunque por mí está muy bien, no hay nada de atractivo en un genital masculino. No son una belleza que digamos….

Comments

comments