Procrastination Kings

Procrastination Kings

Jonathan Rodríguez

Jonathan Rodríguez

7:00 a.m.

Toca levantarse, empieza la rutina y todo se vuelve monótono, uno va y estudia/trabaja, espera con ansías el almuerzo,  se hecha una siestica de 30 minutos, vuelve a sus labores, llegan las 5-6 de la tarde,  cena, prende la tv, se aburre, mira el pc, piensa en todo lo que tiene que hacer, empieza, pone su lista de reproducción favorita en Youtube, abre Facebook o Twitter, se entretiene, le dan las 12, se va a dormir, y ni empezó ni terminó.

Esta es la realidad que viven (vivimos) muchos colombianos a diario, dependiendo de la escala y de nuestras interacciones obviamente, pasa tan aburrido como se lee, es un mal vicio, la cotidianidad que mata todo, nos está matando,  de a poquitos, nos consume “lenta y dolorosamente” como con quien no es la cosa, como a quien el goteo de sangre diario no le asusta, “mañana puedo hacerlo” lo repetimos, el problema es que “mañana” decimos lo mismo.

La procrastinación es el arte de postergar las actividades u obligaciones por otras situaciones que nos resulten más cómodas así sean irrelevantes,  y eso es algo que la mayoría hemos hecho o hacemos en masa, en este país se respira, se siente, se vive en procrastinación, siempre hay algo mejor, o más rico o más divertido que hacer. Es increíble la cantidad de horas de trabajo que se pierden por esta actitud, un trabajador promedio (8 horas) realmente solo labora la mitad, el resto se la pasa entre el baño, el celular, la comida, saludando, “organizando” y en el camuflaje de pausas activas (que no tienen nada de malo pero se las toman cada 10 minutos).

De esta manera, los días a muchos se le hacen eternos pero porque no hacen nada, y como van aplazando trabajo todo se les acumula hasta el punto que ven la lista de deberes y es tan larga que dicen: “A este paso no voy a terminar nunca”, y efectivamente no terminan nunca.

Pero, la procrastinación también tiene solución, como es un asunto de actitud y de costumbre, lo que se debe hacer es tan sencillo que uno pensaría que es una obviedad, si hacer una obligación es demasiado extenso-mamerto-cansón, dedíquese a realizarla por partes, verá como luego de empezar todo se hará más fácil,  no importa si se demora uno o dos días más realizándolo, al final el objetivo está cumplido y es satisfactorio para usted saber que realmente pudo con eso que antes le daba tanto cansancio.

Con eso podrá cambiar de a poco su costumbre, y al final verá que trae buenos resultados, yo soy un procrastinador nivel PRO, pero he empezado a realizar este método, así desde la semana pasada tenía 20 cosas por hacer, hoy sólo me quedan 7 que podrán ser 4 al final del día, como diría el famosísimo Jorge Hané (Gurú de Reduce Fat-Fast) “Si yo pude hacerlo, usted también puede hacerlo”.

Por Jonathan Rodríguez Troyano

Jorotro3@gmail.com

@dgwilde

Comments

comments