Que no, que la culpa no es del Can, ¡la culpa es del dueño!

Que no, que la culpa no es del Can, ¡la culpa es del dueño!

la-culpa-no-es-del-can

 

No es un asunto de algunas ciudades o de algunos pueblos en nuestro país, sino un problema general el encontrar perros en la calle o en mal estado, aun teniendo dueño.

La ama de casa que deja salir a su perro a primera hora en la mañana y le vuelve a abrir la puerta en altas horas de la noche pa´que coma algo y se eche a dormir (eso, si es que le tiene comida).

La parejita de novios que se va pa´l parque a soltar al can para que vaya hacer sus necesidades por ahí, para que coma porquerías y se agarre con otros perros, mientras ellos comen heladito y en simultánea se dan besitos.

La señora evangélica que tiene un perro lleno de pulgas, garrapatas, piojos y hasta caspa y le importa popó, que vaya y se le eche en el garaje al vecino contagiando al can de él, que sí mantiene cuidado, aseado y bien educadito.

El señor jubilado que tiene 5 perros, quien bien jactancioso aclara ha recogido de la calle, pero los tiene flacos, ojerosos, cansados y sin ilusiones, y para rematar amarrados en el garaje.

Sandra Garcia

Sandra García

La pareja de casados que le regaló a su hijito de 3 años su primer cachorro, disque pa´que juegue y pa´que comience a aprender a querer los animales, sin embargo amarradito en la terraza sin agua y sin comida permanece.

La familia que se cambió de casa y dejó encerrado al can para que no se fuera corriendo detrás del camión de la mudanza.

Los hermanos que aunque llueva, truene y relampaguee dejan a su perrita afuera porque es muy inquieta y hace muchos daños.

La yuppie que tiene full carro, tremenda pinta y un buen trabajo, pero que cuando ve que a su perra, en calor,  la han cogido más de tres perros callejeros, se ríe y exclama: “ay, qué asco”.

El tendero que coge a escobazos al “chandoso” de la cuadra, que también tiene dueño, porque se le mió en el bulto de garbanzos.

El reciclador que coge a roca al perrito de la esquina, que aun sabiendo sus dueños que a los recicladores siempre les ladra y les tira, lo dejan suelto en la calle todos los días.

Así, podría llenar hojas y hojas con ejemplos de gente que ha comprado, recibido regalado o “adoptado” uno o varios perros, sin embargo los tienen viviendo en malas condiciones, abusados, irrespetados, subestimados y prácticamente abandonados, así tengan, un techo donde dormir.

Qué bueno que aquellos que gustan de agredir perros, entiendan que en este caso en particular no es culpa del can, es culpa del dueño.

Comments

comments