¿Quién quiere ser un jornalero?  “El juego de la vida”

¿Quién quiere ser un jornalero? “El juego de la vida”

columna-atarban-79

Músico/Publicista. Host de Atarbaniando La ciudad. Baterista de Duina del Mar. Un personaje que se siente aludido cuando le preguntan si es Comunicador Social y/o Periodista. Prefiere destilar manteca montando en “patineta” antes de subirse a una cochina buseta en Bogotá. 

Empecemos por desmenuzar el título. ¿Qué es un jornalero? Según el diccionario de la Real Academia Española, un jornalero es un personaje que trabaja a jornal. ¿Qué es jornal? El jornal es considerado el estipendio que gana el trabajador por cada día de trabajo. ¿Qué es estipendio? —No sea mediocre y busque en Google—. Entonces, ¿quiere usted ser una persona que trabaja diariamente con el fin de ganar un salario fijo mensual? O mejor, ¿quiere el gobierno y las grandes industrias mundiales que todos seamos unos malditos jornaleros, unas ratas de laboratorio cascándole con vehemencia a la ruedita que nos hace destilar manteca? ¡Yo digo que me la soban en reversa!

Desde que estamos pequeños nos llenan de información inútil. Recuerdo que cuando estaba en el colegio me ponían unos jeroglíficos así: “X2 + 8Y 5Z = X”. Por favor, que levante las patas el animal que aún desconoce el significado de estas ecuaciones — ¡yo levanto mis cinco extremidades!—. Durante todo el bachillerato nos metieron en la cabeza vainas como: ecuaciones, problemas de Pitágoras, problemas de no sé quién árabe de la pinga, problemas aquí y allá, problemas y más problemas, en vez de darnos herramientas útiles para la vida real opor lo menos cifras que tengan algún sentido, como por ejemplo: si usted saca una tarjeta de crédito con un cochino cupo de $1’000.000 y se gasta $1’000.000 en aguapanelas y chichamentas durante cuatro fines de semana, ¿cuánta plata le queda debiendo al banco mensualmente? O ¿cuántas veces al día lo va a llamar una jornalera a cobrarle, haciendo chistes amenos como: “ay sus apellidos son como de jugadores de fútbol”? —Cosa que me puede romper el esfínter anal— ¿Cuántos de nosotros hemos recibido educación a cerca de manejo de dinero, ahorros o inversión? ¡Nunca! Pues esto es algo que difícilmente enseñan las instituciones educativas y que desafortunadamente nuestras familias colombianas tampoco.

Luego, cuando salí del colegio y entré a la universidad, pensé que todos mis problemas de contar y resolver números se acabarían, y lo peor del caso es que así fue: los únicos números reales que me pusieron a resolver, eran las lukitas de coger las dos inmundas busetas de mi casa a la universidad —y viceversa— al igual que las de comprar el “asado mixto” de las Acacias y el Trident de sandía pa´ no quedar oliendo a manteca frente a las niñas que andaban en sandalia jesuita de mi universidad. Un poco más adelante tuve que ver una materia que se llamaba “Presentación de Entrevistas” donde un jornalero fracasado que llevaba 25 años trabajando en la universidad me decía cómo sentarme, hablar, peinarme, vestirme y alistar mi ridícula y vacía hoja de vida para las futuras empresas en las que debería postularme. “¡Fuckit!No quiero ser un jornalero nunca” dije en ese entonces, ¿Qué debo hacer? ¿Crear una empresa como algunos familiares y quedarme pegado trabajándole toda la vida? ¿Entrar a una empresa con un horario, un uniforme y un salario que difícilmente aumentará prolongadamente? No, noquiero eso, quiero tocar batería toda mi vida, girar, conocer el mundo, que me bañen en birra mientras doy conciertos frente a miles de personas y que esa sea mi empresa; cosa que estoy intentando, a veces el futuro se ve oscuro e incierto, pero si hay algo cierto, es que cuando llegue a viejo —con o sin dinero— habrétenido la sensación de que alguna vez en mi vida lo intenté y además fui feliz en el intento. ¿Quién quiere ser un jornalero? Yo definitivamente no. Gracias.

Comments

comments