Reciclaje de recuerdos

Luego de que una relación de pareja se termina, las cosas materiales que compartieron juntos se convierten en un recuerdo de la persona que ya no está.
¿Qué se hace con todo eso? Fotografìas, souvenirs, ropa, tarjetas, CD, DVD y demás regalos quedan en una zona de tolerancia afectiva que administran los amores y dolores de un pasado que ya no tiene vuelta atrás.

Hay tres categorías de estos recuerdos: La primera incluye los objetos que le regaló la pareja en una ocasión especial o en cualquier momento, para satisfacer su gusto por algún hobbie o afición especial.
De estos regalos cuesta mucho más deshacerse de ellos, pues independientemente del valor económico que tengan, es su decidida y acertada intencionalidad lo que cuenta.
También hay cosas que no necesariamente le apostaron al único gusto de la persona, pero que sí tienen una carga emocional por el tiempo o lugar en que fueron entregados.
Es el gusto lo que está en juego, y esa pieza de colección que faltaba resulta más difícil botarla. Claro, también están las cosas que no le apostaron ni a lo uno ni a lo otro, y esas no pasan las consideraciones del tarro de la basura.

Una segunda categoría son los objetos que compraron juntos como pareja para el disfrute mutuo, cosas que le apostaban a fortalecer el vínculo como pareja en su utilización.
Esas tal vez traen un recuerdo mucho más fuerte consigo, porque en algún momento fueron pensadas para los dos, para un futuro que se caminara de la mano a corto, mediano o largo plazo.
Incluyen sueños o realidades compartidas, y seguramente una inversión económica compartida. El gusto no está en juego, porque fueron elegidas con la aprobación de ambos, y su utilización conjunta
será una fuente inagotable de recuerdos. Estos elementos pesan mucho a la hora de botarlos así que, si hay oportunidad, queda la opción de ofrecérselos a la otra persona para que los siga usando.
Aquí también se incluyen los regalos que recibieron juntos de otras personas cercanas a la pareja: tal vez esos sí queden fácil de eliminarlos, ¿o no?

Y la tercera categoría son las cosas que se compraron para uso exclusivo de la otra persona, y que en aras de la convivencia ocasional o permanente se quedaron en manos de una de las dos personas.
Estos elementos no le sirven al uno, sólo le sirven al otro, y como tal resultan inoficiosos para una de las dos partes. La primera opción es devolvérselos, por supuesto, pero si no hay chance de hacerlo por la forma
en que terminó la relación, la segunda opción queda a disposición de la obsesión de la persona: si quiere quedarse con ellos como objeto único de su recuerdo, o como objeto de sanación práctica al desecharlos de una buena vez.

¿Botarlos o no botarlos?, esa es la cuestión. Se pueden guardarlos indefinidamente en una caja de recuerdos, dárselos a otras personas que sí los necesitan o tirarlos a la basura de una buena vez.
Sea cual sea su destino al desaparecer de nuestra vista para evitar recordarnos al que una vez fue nuestra pareja amada, tenemos que ser conscientes de que el pasado no se borrará y que con la mínima chispa conmemorativa
nuestra mente encederá la luz de la memoria que se necesita para saber que amamos y que nos amaron. Ese recuerdo no es necesario reciclar: ya está grabado en nuestro corazón para toda la vida.

2 Opiniones sobre Reciclaje de recuerdos

  1. liliana briceño quintana

    excelente verídico totalmente me gusta como escribe marqués de carabas

  2. Esas son etapas de la vida, yo por mi por mi parte no me enojo con las cosas, ellas no tiene la culpa de lo sucedido, ahora, una tarjeta de un amor pasado no me sirve de nada así que a la basura va, pero !! todo de pende de la situación, no digo que haría esto o aquello, que guardaría o botaría un regalo, porque no todo se rompe de la misma forma, porque es que siempre pasa algo distinto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>