Sólo leo el horóscopo

Sólo leo el horóscopo

A mí me gusta hacer fila para que me den el ADN, me gusta mucho el horóscopo. Muchos dirán que es algo estúpido, que lo que dicen ahí se lo inventan de puro cara de pastel, y hay personas por ahí cercanas a mí (cercanas, no amigas) que me ven con cara de payasin. Lo que en realidad me da risa es cuando trato de explicar algo muy sencillo, y es que el horóscopo es el método no elaborado de la astrología, una ciencia sin desarrollo.

La gente me escupirá en la cara si comparo la astrología con la psicología; en realidad, no existe ninguna diferencia en términos científicos: la psicología estudia supermecanismos internos que influyen en la conducta del individuo, y la astrología estudia supermecanismos externos que influyen en la conducta del individuo. El detalle es que después del renacimiento los estudios sobre astrología pararon (con el cuento de la razón y la vaina); siglos después, no se desarrollaría como ciencia, y sus métodos (horóscopo, carta natal….) serían desechados y atribuidos al uso de locos.

La psicología corrió con suerte. También basada en supuestos fantásticos y mitológicos, su desarrollo como disciplina fue más exhausto; además ha tenido grandes exponentes que le han conferido su estatus, y por lo general sus profesionales son gente muy seria y respetable, además de usar bata (algunos). Y no tienen mayor cosa de que avergonzarse, a excepción de Hablemos con Anny.  

La astrología, no contó con la misma suerte. No se elaboraron constructos teóricos, ni investigaciones referentes a ella. O bueno, tan sólo para desprestigiarla como experimentos con bebés y estupideces por el estilo. En sí, es una ciencia blanda. Sin método, sin objeto delimitado, sin referentes teóricos, o sea, la cosa está en el limbo. Pero el escenario era el mismo de la psicología y de la sociología, cuando en sus principios, se les hacía los mismos reclamos.

Por lo pronto, es cierto que lo que sale en los periódicos es una boludez sin sentido. Pero la mayoría sentimos una especie de morbo, sobre todo cuando alguien en la clase lo lee y te mira como diciendo uyyy…paila con el horóscopo hoy y entonces el gusanito porque quieres leer tu signo que dirá una cosa así como reencuentro con viejo amor, o ingreso inesperado.

Pero, los pocos referentes (griegos) que fundamentaron el zodiaco, poseen una prosa cargada de mitología y de cosas interesantes, referentes al signo de nacimiento y cosas derivadas. En mi caso, por ejemplo, todo se cumple (no vengan a decir que estoy sugestionado): Tauro: signos compatibles (Capricornio y virgo), en efecto, me la llevo muy bien con los de ese signo /signo incompatible (escorpión), hace algún tiempo una escorpión me dejo vuelto kk.

Lealtad máxima, perezoso, ascendente tauro (a la dos), o sea terco como una mula, aspiraciones imposibles, sensibilidad artística, perseverancia, decidido y ecuánime. También rudo, inclinación por lo retrogrado (humm…) carencia manifiesta por el raciocinio (eyyy…), demora e indolencia, glotón, llevado pa’ la amigdalitis, honrado y apuesto (y que no es ciencia ¿ah?).

En realidad, la mitología es de lo más bonita. Es rica en términos literarios. Cada quien pues con sus gustos. Si son fans del cristianismo, del reggaetón, de Lady Gaga o la astrología, no hay problema: nuestra estupidez depende de la tolerancia del observador.

Comments

comments