Uribe Vélez: Otra vez

Uribe Vélez: Otra vez

Jair Villano

Jair Villano

Donde lo vea le voy a dar en la cara marica”, dijo un visceral y mesiánico… Pero en ese entonces no sabía qué era visceral  ni mesiánico, y mucho menos que semejantes palabras derivaban de quien fuera en ese momento presidente. Mi mamá siempre me enseñó que la gente de la política era culta, intelectual, que para eso había que estudiar y leer mucho, pero ese lenguaje me era conocido. Así que con unos amigos reflexionamos y terminamos por aceptar que Ratica, un conocido de la cancha de fútbol que en todo momento escupía pestes, tenía lenguaje de presidente. -Ay, quién lo vé, decíamos molestándolo y Ratica respondía: -Si sigue jodiendo le voy a dar en la cara marica… Eso fue lo único que aprendimos, que entre políticos y bandidos se entienden.

Más tarde supe que era un señor pequeño, de cabello blanco, anteojos y que reiteraba –al igual que en la tele–: terrorismo. Grupos terroristas. Terrorismo. Grupos terroristas.  Y al principio pensaba ingenuamente que eran sólo las guerrillas –y fíjese que había paramilitares, pero no se hacía énfasis en paramilitares– y luego el terrorista me pareció que era…

¡Ay Uribe Vélez! Otra vez. No le bastó con que el buen muchacho Jorge Noguera terminara en la cárcel, que María del Pilar Hurtado y Luis Carlos Restrepo se autoexiliaran arguyendo perseguimiento político. No le basta que sus ex ministros Sabas Pretelt y Diego Palacio, estén acusados por la Corte Suprema de ofrecer prebendas a Yidis Medina (con eso y otros factores se pudo reelegir); que su ex Secretario de la Presidencia de la República, Bernardo Moreno, fuera puesto en prisión el 30 de julio de 2011 (producto del presunto involucramiento en las Chuzadas). Que su ex Jefe de Seguridad y General de las Fuerzas Armadas, Mauricio Santoyo (otro buen muchacho), fuera condenado en Estados Unidos por sus vínculos con la oficina de Envigado; que “el pacificador de Urabá”, el general Rito Alejo del Río esté condenado por su permisividad con los paramilitares.  No le bastó la presuntuosa amistad de su padre con Pablo Escobar y el clan de los Ochoa; que su hermano, Santiago Uribe, esté comprometido con las chuzadas; que su primo, Mario Uribe, siga acusado de tener lazos con los paramilitares; que su sobrina y cuñada hayan sido apresadas en Colombia por nexos con el cartel de Sinaloa. Todo lo que lo circunda es de extraña procedencia. Y sin embargo no le basta: ahí está, disparando trinos en Twitter.

Recuerdo que fue elegido con copioso entusiasmo, como aquél que exterminaría las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc. Los años pasaron (los Falsos Positivos aumentaron (¡ay Martha Lucía Ramírez!), y cuando iba por una calle del país alguno que otro familiar, de vieja escuela y de poca memoria, aducía:

-¡Cómo han cambiado las cosas, antes por aquí no se podía pasar…!

Y todos inclinaban el purgar a los héroes de la patria, pero al final el crédito era para él.

Mas no acabó con la guerrilla y como la ley no le permitía gobernar por tercera vez, le dio su voto de confianza a su Ministro de Defensa Juan Manuel Santos, otro de estirpe (quizá menos indecente). Empero éste lo desembarazó en cuanto pudo y comenzó un rifirrafe entre dos antítesis de neoliberales, uno que promete dar en  la cara y otro que dice que va a hacer llorar a los… (Ahí está la Reforma Tributaria, las transnacionales mineras): luego, el tal llanto no existe.

Que con los terroristas no se negocia, que hay que desacatar el fallo de la Haya, que la venta de Isagén, que… un juez de la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Medellín profirió investigación contra el ex presidente por su presunto vínculo con los paramilitares (lo cual es evidente “no es posible estar dentro de una piscina y no mojarse”).

Y tanto que critica el gobierno que lo sucedió y al final repite –por medio de Lombana y Granados–: “los tales nexos con los paras no existen”.

Y los del Centro Democrá… –Pachito, Óscar Iván y Ramos – dirán lo mismo: “los tales nexos con los paras no existen”.

Y yo del magistrado Rubén Darío Pinilla me cuidaba. No vaya a hacer que le terminen dando en la cara.

A última hora:

Dice Uribe que por amor a Colombia encabezará la lista del Senado por el Centro Democrático. Pese a la polarización sería interesante ver un debate entre un Robledo, Navas Talero y un Uribe Vélez…

jairdisidente@yahoo.com.co

http://eldisidente22.wordpress.com/

@VillanoJair

Comments

comments