#YoDefiendo las Mentiras “Piadosas”

#YoDefiendo las Mentiras “Piadosas”

yo-defiendo-mentira-piadosas

“Yo le quería decir la verdad por amarga que fuera

contarle que el universo era más ancho que sus caderas.

Le dibujaba un mundo real no uno color de rosa,

pero ella prefería escuchar mentiras piadosas”

Joaquín Sabina – Mentiras piadosas

Por: Andrea Natalia Acosta  Hurtado.

¿Quién no ha mentido alguna vez en su vida? Por necesidad, para evitar una pelea con la pareja o una cantaleta de la mamá, o para conseguir lo que quiere. Sea cual sea el motivo, todos lo hemos hecho, hemos exagerado, omitido información o alterado la realidad. Mentir es algo malo y decir la cruda verdad también lo es, entonces ¿dónde nos quedamos?, pues en las llamadas mentiras “piadosas”, ellas no son malas, son el mecanismo perfecto para “adornar” la realidad, y es que seamos sinceros a nadie le gusta que le cuenten todo crudamente, el mejor ejemplo es cuando una chica está de compras y le pregunta a su novio –Amor ¿cómo me veo?- y sinceramente a él le da igual que compre o cómo se vea ella, él solo querrá salir de la tortura de ir de compras, pero responderá amorosamente –Te ves hermosa amor- pues así sea la blusa más horrenda de esta vida, si a ella le gusta es mejor evitar disgustos.

Y quien no ha dicho que va a hacer un “trabajo” de la U para escaparse con el tinieblo, porque muchas veces tienen padres estrictos que no permiten que la “luz de su vida” salga  con esos temidos -jóvenes de ahora-. O el -bien- que pronunciamos en nuestras casas cuando nos preguntan ¿y cómo le está yendo en la universidad?, y encima llevamos más de una nota regular o incluso materias apunto de cancelar. Cuando oyes a tu novia decir -¿Le estabas mirando el culo a esta vieja?-, si quieres pelear, dile la verdad, pero de lo contrario hay que negarlo hasta la muerte. Y no podía faltar la más común de todas: -Ya salí de la casa en 5 minutos llego- cuando estas a horas luz de salir o la versión femenina –Dame 5 minutos me termino de arreglar no me demoro- la tortura masculina ellos ya saben a qué atenerse pero si las mujeres no les dijéramos esto se sentirían indignados y pasaríamos por descaradas.

El uso de estas mentiras es para aspectos pequeños de la vida, si armas toda una historia de película, lo siento pero te has salido de la categoría. Ellas son saca apuros, y en el fondo la persona a la que se lo dices sabe que es una mentira, pero la acepta porque es mejor que la realidad.  Utilízalas sin preocuparte por la moral, tú también preferías una mentira piadosa a una cruda realidad.

Recuerda las mentiras “piadosas” no son malas, pero como todo en esta vida, tienes que usarlas con precaución, porque todo en exceso es malo.

Comments

comments