¡YO PERDONO A SIAM!

¡YO PERDONO A SIAM!

Antes de empezar a exponer mi experiencia de vida y mi camino al perdón, les contaré quién es SIAM. Según Wikipedia, SIAM es un dúo caleño conformado por dos cantantes: Carlos Montaño y Carolina Núñez; ganadores de la versión colombiana “The X Factor” en el 2009 y asesorados por José Gaviria. Entre sus logros se encuentran la grabación del álbum Siam (2010) bajo el sello EMI, sin embargo no logró buenas ventas, y la nominación para el Premio Grammy Latino 2011.

En pocas palabras resulta ser para muchos macondianos de pura sangre, un orgullo nacional. Pero, en el evento “Perdonar es Bienestar” realizado por la Administración Municipal de Tuluá, en el cual ellos se presentaron, me dieron la oportunidad de dar en EL CLAVO. Esta agrupación no permitió que nadie los acompañara en el camerino, muchos de los artistas que se presentaron tuvieron que salir con sus instrumentos y cosas personales para comodidad de ellos; claro está, Laurita Acuña si podía acompañarlos, adicionalmente, no permitieron acercamiento del público… y empezó mi camino al odio más profundo.

Sin embargo, esa producción industrial de odio y rechazo, no era conveniente; no era ni el momento, ni el lugar, ni el evento indicado. Por eso los perdono, los perdono por cegarse de poder y no tirar su cable a tierra, como dice el viejo Fito, los perdono por olvidar al público que los ha catapultado al éxito, los perdono por su falta de humildad y nobleza, los perdono por su absurdo narcisismo, los perdono por ser lo que son.

En mi opinión considero que es gran falla de los artistas tener esas actitudes, no es conveniente para un país que busca tranquilidad y orgullo en los éxitos de nuestros talentos nacionales.  No es un dúo con una propuesta diferente y con valor agregado, tampoco, según lo que investigué, sea un dúo que haya aportado a la cultura musical de Cali, como lo ha hecho Jorge Fresquet. Entonces ¿por qué tanta superioridad? ¿Por qué tantas exigencias para una presentación? Eso no lo saben si no ellos, no tengo el derecho a juzgar, pero les grito a todos los artistas que ustedes son lo que son por nosotros, por nuestra pasión chovinista, por sólo esa etiqueta de “colombiano” que los hace merecedores de los aplausos de 46.976.132 habitantes de macondo, con los “pura sangre”.

Al final de todo los perdoné, pero nunca olvidaré tan vergonzoso episodio que me hace concluir que son cantantes y no artistas cuyo objetivo final es la fama. Por otro lado, aplaudo con todas las fuerza la labor de todos los participantes que hicieron posible la campaña “Perdonar es Bienestar”, y también expreso mi admiración por el gran trabajo de las personas que hicieron posible la comodidad del dúo SIAM.

 AQUÍ OS DEJO “SIAM DE COLOMBIA PARA COLOMBIA”

Los Pura Sangre: Aguerridos para sobreponerse a los quebrantos; combativos para andar descalzos el interminable camino de espinas; milagrosos para multiplicar los panes y optimistas sin motivo y también desesperanzados sin consuelo, estos colombianos están construidos de unos materiales que han aguantado usos y abusos gracias al Divino Niño y/o al Señor Caído de Buga (…)  Revista Semana

Foto: RCN

Comments

comments