¿A quién vender mi empresa? Reconozca a sus compradores

¿A quién vender mi empresa? Reconozca a sus compradores

a-quien-vender-mi-empresa-2

Siempre las decisiones que giran en torno a la posibilidad de vender la empresa, se convierten para los socios en toda una encrucijada.

Cuando nos enfrentamos en esta situación, lo primero que se debe hacer es analizar la situación financiera actual y perspectivas  futuras de la compañía. Si quizás nos encontramos en una condición muy crítica, donde el régimen de insolvencia se encuentre dentro de nuestras opciones, una alternativa interesante puede ser contactar un fondo privado de inversión especializado en comprar empresas en quiebra o al borde de la misma. También podría ser viable en este caso, valorar la marca y tratar de vendérsela a algún competidor importante. Vale la pena anotar que el peor momento para vender una empresa, es cuando se encuentra debilitada.

Si la situación actual de la empresa es normal o positiva, al igual que sus expectativas, pero quizás el sector presenta oportunidades o amenazas relacionadas con aspectos tecnológicos o competitivos, los clientes potenciales para nuestras empresas, los encontraremos en los siguientes tres mercados naturales: 1. Competencia, 2. Cliente y 3. Proveedor.

La explicación a lo anterior es sencilla y se denomina “sinergias”. A un gran cliente o gran proveedor le puede interesar nuestra empresa para realizar una integración vertical en su cadena de valor y ser más competitivo. Y a un competidor le interesa nuestro mercado y marcas, nuestros productos y servicios, lo cual convertirá en mayores ingresos para el.

Las sinergias se dan cuando se comparten costos, gastos, mercados, tecnologías, canales de distribución, etc… y cuando por el mayor tamaño se incrementa la capacidad de negociación.

Es recomendable elaborar una lista de los competidores más importantes, de los mayores clientes y de los proveedores más representativos. Con total seguridad en ese listado encontrarán la compañía a quien le interesará comprarnos. Dicho listado puede ser elaborado a nivel nacional o internacional, dependiendo de la estructura y tamaño de cada empresa.

Los inversionistas extranjeros buscan empresas con buen posicionamiento, madurez en el mercado, innovadoras, con impecable moralidad crediticia, transparente manejo tributario, y un atractivo flujo de caja. Por lo tanto, es recomendable desarrollar una serie de estrategias previas a la venta para revisar todos estos aspectos y mejorarlos de la mejor manera  posible.

No es una estrategia adecuada anunciar directamente que deseamos vender nuestra empresa, se recomienda hacerlo por medio de una firma que tenga experiencia, solidez y reconocimiento en este tipo de procesos. De esta manera se genera un ambiente de confianza entre las partes y sobre todo una mejor posición estratégica de quien vende.

Tampoco es recomendable seguir fórmulas o recetas generales adoptadas de otras compañías, así sean del mismo sector. Es fundamental siempre tener presente que cada empresa es única y hay que analizar muy bien sus condiciones especificas.

Comments

comments