Amo el Acetaminofén

Amo el Acetaminofén

yo-amo-acetaminofen

 

Desde niño mi madre me inculcó el valor del agradecimiento, siempre recordar un favor y olvidar de inmediato cuando el favor lo haces tú, con el fin de ser agradecido y no esperar nada a cambio de tus actos…

En estos días enfermé y el dolor fue tan desesperante que decidí ir de urgencias a la clínica, una vez allá, empezó la odisea, primero, la pregunta más oportuna de la vida, el portero: ¿Qué necesita? Lógicamente entrar y que me atienda un médico, mi rostro o mi caminar tambaleante  debería ser suficiente para responder la solicitud de su diminuto cerebro, – no sé qué espera que le respondan, quiero hacer una entrevista a todos los enfermos de este hospital o comprar 2 hamburguesas y salir, en fin–seguidamente me dirijo a la recepción y solicito atención, me responde una señorita muy educada y me pide una fotocopia de la cédula y de la carta de mi EPS… Una vez entregados los papeles me invitaron amablemente a tomar asiento. 10 minutos y 30 segundos se demoraron en llamarme a un consultorio en donde me iban a hacer el triage (una revisión preliminar para examinar la gravedad de mi estado) y después de 18 minutos el médico me atendió.

Es decir, 2 días quejándome en casa, una mañana decidiéndome ir al médico y 2 horas para saber que me sucedía. El galeno me examinó y me tomaron pruebas de sangre. Al final resultó ser una molestia viral y la receta fue el punto de quiebre para mi desconcierto: acetaminoféncada 6 horas… No sé si mi rostro se notó igual o más enojado que cuando el portero me pregunto que quería al entrar a la clínica pero la decepción fue brutal.

 

Entonces hice un alto en el camino,reflexioné, entendí que me había equivocado y que contrario a lo que mi madre me enseñó estaba siendo malagradecido. ¿Por qué? Sencillo. Me examinaron, me dijeron el motivo del malestar y me recetaron. Sin embargo, mi eterna gratitud no es para el portero, o el medico de turno, ni la recepcionista, no. Mi reconocimiento es para un ser inanimado, el acetaminofén.

 

Pareciera una locura pero es un medicamento bendito, es económico, lo cubre el POS y lo recetan para todo. ¿Tiene fiebre? Acetaminofén ¿Gripa? Acetaminofén ¿Dolor de cabeza? Acetaminofén ¿Qué medicamento hay para los niños? Acetaminofén¿Tiene malgenio? Acetaminofén¿Reeligieron a Santos? Acetaminofén. En realidad es un analgésico poderoso y sustenta todo el sistema de salud, ha salvado a toda Colombia, en especial a los pobres y a mí. De manera que para la próxima cuando me salve de morir y me ordenen tomar acetaminofén, no frunciré el ceño, haré  una oración.

Comments

comments